jueves, 28 de febrero de 2013

Nos cuesta pensar en el dinero




Porque al concepto dinero lo asociamos, comparamos y hasta fusionamos de muchas maneras, nos cuesta pensar en él.

Pensar es una tarea impopular porque es demasiado frustrante. Alguien puede pasarse horas pensando sin alcanzar alguna conclusión que justifique el esfuerzo.

Recordar siempre fue considerada una función normal, fácil, útil, hasta que a alguien se le ocurrió pensar sobre la memoria. Pensar sobre la memoria es menos útil que recordar.

Lo peor es pensar sobre cómo funciona el pensamiento. En esta tarea fracasamos once de cada diez «pensadores».

Pero nuestro estado de ánimo es lo más valioso y por eso el cerebro acomoda las ideas de tal manera que si la conclusión fuera triste, incómoda o deprimente, entonces se altera lo suficiente como para que no haga daño al pensador.

La informática es algo muy nuevo para la humanidad y su tarea principal consiste en acumular, procesar y entregar información.

Junto con ella están desarrollándose las Ciencias de la documentación, porque no solo es necesario archivar sino que esta función sería innecesaria si no pudiéramos encontrar lo que guardamos. La función «archivar» nunca puede ser remplazada por la función «esconder».

Los bibliotecólogos hace siglos que vienen trabajando sobre el tema y han llegado a encontrar categorías que nuestro pensamiento considera muy prácticias: los libros pueden guardarse teniendo en cuenta 1) el autor; 2) el título; 3) el tema; 4) la fecha de edición.

Por lo tanto, para poder encontrar un libro determinado, tenemos que crear por lo menos cuatro archivos.

Ahora me voy solo aparentemente de estos temas referidos al pensamiento y a las categorías conceptuales.

Nuestro pensamiento asocia, compara y hasta fusiona ideas. ¿Cómo hacemos para pensar, guardar y comprender algunas ideas?

Porque al concepto dinero lo asociamos, comparamos y hasta fusionamos de muchas maneras, nos cuesta pensar en él.

(Este es el Artículo Nº 1.805)

10 comentarios:

Graciana dijo...

Quién lo hizo. Qué hizo. Cómo interpretan lo que hizo. Cuándo lo hizo.
Buscar un libro es como interrogar a un sospechoso.

Margarita dijo...

Asociamos el dinero a un montón de cosas, por eso cuando vamos a pensar en él siempre hay interferencias.

Olga dijo...

Para mí pensar es divertido pero con lápiz y papel. Si no voy escribiendo lo que pienso, me pierdo.

Verónica dijo...

yo tengo muy en cuenta lo valiosos que son los estados de ánimo buenos y por eso los cuido mucho

Norton dijo...

Recordar es útil y olvidar también.

Alberto dijo...

Mi tía tuvo un daño cerebral a causa de un golpe. Ella era muy bonita y después de eso la mitad de la cara se le deformó, pera ella nunca se dio cuenta. Hasta el último día de su vida siguió cepillándose el pelo cien veces antes de dormir.

Aldo dijo...

Pensar sobre la memoria o sobre el pensamiento, para algunas personas puede ser fascinante, una razón para vivir. Para otras una reverenda estupidez. Y para otras algo inalcanzable que les provoca admiración.

Yoel dijo...

Si amás el dinero no podés dedicarte a ser un pensador.

Alicia dijo...

Nuestro cerebro puede archivar para encontrar y para esconder.

Lautaro dijo...

Pensar en el dinero puede disparar la angustia, y esta angustia ser paralizadora o motivadora, depende.