lunes, 26 de enero de 2009

Estamos pobres por ser honestos

«Todos los ricos son delincuentes».

Seguramente usted habrá escuchado esto alguna vez y me detengo para hacer dos comentarios.

1) Quien dice esto se está refiriendo a alguien que económicamente está por encima suyo. Por ejemplo, si es un auxiliar contable en un supermercado, puede pensarlo de su jefe porque tiene un auto; si es este jefe, se está refiriendo al dueño de la empresa; si es el dueño de la empresa, se está refiriendo a un mayorista que tiene una empresa diez veces más valiosa que la suya; etc.

2) No solamente es cierto que los ricos pueden ser delincuentes sino que además es muy útil tener esta creencia. Cuál es la ventaja de pensar así? Es la siguiente:

Ascender económicamente es mucho más difícil que descender. Si nos convencemos de que aquellos que progresaron lo hicieron robando, podemos dar por sentado que nuestra actual escasez corresponde a nuestra acrisolada honestidad (lo cual es un mérito nada despreciable).

En suma: Sólo existen motivos a favor para creer que nuestra falta de progreso se debe a cualidades humanas muy valiosas (honestidad, escrúpulos, ambición moderada).

Ironías a un lado, seguramente existen ricos delincuentes, pero una mayoría posee cualidades especiales y un objetivo muy firme de llegar a tener esa fortuna.

Una vez más, la creencia en cosas o situaciones indemostrables (la deshonestidad de los ricos) está al servicio de la irresponsabilidad, de la falta de pujanza y de apegarnos a lo que resulte más cómodo.

●●●

24 comentarios:

Gilda Perdomo dijo...

Esto parece una cosa de brujas! Anoche me acosté pensando esto. Me puedo volver loco. Las casualidad para mi no existen!

Montse dijo...

Ud no ayuda nada con estos comentarios tan ácidos. Lo leo porque todavía creo que puede tener razón, pero qué difícil es tolerarlo...

Lucina Monfort dijo...

Las noticias que nos llegan siempre son las más lindas de escuchar, x ejemplo que un rico fue preso, que capturaron a un violador, que hay guerra en otro lado y no acá.

Douglas Macri dijo...

No estoy muy seguro de si estaré vivo mañana. Puedo ir en un taxi y que el asaltante se ponga nervioso y nos mate a los dos. Para qué hacerme tanto problema por si creo o no creo que los ricos son todos delincuentes. Son y punto. Que lo confirme otro si tiene ganas y tiempo.

Eunice dijo...

Toda vida debe estar condimentada con un poco de realidad. Sólo un poco.

Draga dijo...

De dónde saca tantas ganas de escribir sobre un tema tan aburrido? Aunque no me interesa mucho el asunto, me fascina la creatividad inextinguible.

Anónimo dijo...

Dicen que la LECHE calma la acidez.

Lic. Graciela Luces dijo...

Ud es demasiado cruel lic, me molesta mucho lo que dice. Lo leí hace horas y si no me hubiese abstenido, este comentario sería mucho más duro con ud, pero sabe una cosa? lamentablemente tiene razón en lo que dice. A mi flia y a mi nos pasa esto, pero igual, podría ser un poco menos agresivo no?

Amilcar Buscamante dijo...

Yo vivo en un pueblo diferente. Acá, cuando a alguien le va bien, es puto.
Con mi escaso criterio pienso si ser puto es un delito o una simple descalificación.
Deben ser las dos cosas.

Hernán Pedemonte dijo...

Estoy de acuerdo con su planteo. La envidia lleva a descalificar todo lo que no poseemos. La riqueza puede ser consecuencia de la capacidad y el trabajo. En todo caso sería más lógico envidiar la capacidad que su resultado.

Hércules dijo...

Acepto que mi falta de progreso se debe a mi incapacidad. Acepto que mi falta de salud se debe a mi descuído. Acepto que no tengo pareja porque soy insoportable.
Muy bien.
Ahora puedo empezar de nuevo.

Osvaldo Rey dijo...

Mi ambición es tan moderada como la fe que tengo en mí mismo.

gregorovius dijo...

Rico y honesto es una combinación difícil. También es una combinación difícil pobre y honesto. En realidad lo verdaderamente difícil es ser honesto.

moncho dijo...

Tranquiliza más pensar que los culpables son los privilegiados a pensar que somos pobres porque tuvimos la puta mala suerte de nacer en el lugar equivocado.

Rosina Alcántara dijo...

Gilda, casi todo es casualidad. Claro que es mucho más lindo pensar en las causalidades. Eso le da sentido a todo lo que sucede. En realidad simplemente suceden cosas que se convinan de maneras diferentes. El sentido lo inventamos nosotros.

Nicasio Pérez dijo...

Los humanos somos tan porfiados que si descender fuese más difícil que ascender, seguro que todos estábamos buscando la bajada.

chuky dijo...

Usted cree en los preceptos del psicoanálisis y estos son indemostrables. Por lo tanto se desprende de sus palabras, que ud está al servicio de la irresponsabilidad, etc. No lo digo yo, lo dijo ud.

altamira dijo...

Quisiera tener cualidades especiales...como los ricos o la mujer elástico.

Caléndula Del Mar dijo...

Mi honestidad no es acrisolada, es más bien tornasolada, depende del movimiento y el juego de luces. De quien la mire y dónde esté parado.

Evangelina dijo...

Hay algo deshonesto de base en los ricos. Ellos están instalados en la opulencia. Mientras existan pobres eso siempre será pecado.

raulito dijo...

Seguramente no todos los ricos sean deshonestos y sí todos ellos sean muy capaces...pero que tuvieron tremendo culo! eso no me lo va a negar.

Juliana Prieto dijo...

De niña, para consolarme cuando otra niña era más linda o más inteligente que yo, buscaba un pero. Decía "sí, ella es más linda pero no tiene ojos azules" por ej. Siempre encontraba peros que me calmaban. Me llevó muchos años aceptar ser quien era, y todavía me cuesta.

Yocasta dijo...

Mi falta de progreso se debe: al desconocimiento, la pereza y la desesperanza. Este trío hace un combo fatal.

suertudo dijo...

Mi situación económica se debe más a mis ancestros que a mí mismo, salvo cuando saqué la grande.