martes, 27 de enero de 2009

La gran familia de los pobres

La soledad es algo muy difícil de sobrellevar. La mayoría la evitamos por dolorosa. Sólo unos pocos tienen recursos anímicos que los salvan de esta sensación.

La percepción subjetiva de soledad se parece en algo a lo que en meteorología se llama «sensación térmica», esto es, qué temperatura siente nuestro cuerpo. Por ejemplo, no es lo mismo 10º con viento que sin él; no es lo mismo 30º con humedad que sin ella.

Algunas personas ya se sienten acompañadas con un perro mientras que otras necesitan además algún ser humano. Otros necesitan más seres humanos, y algunos necesitan grandes o enormes grupos de pertenencia. Estos necesitan saber que forman parte de la mayoría, porque si no sienten esto, su percepción subjetiva («sensación térmica») les indica que están solos y por tanto se angustian, sufren.

Seguramente todos conocemos personas que forman parte de grandes colectivos. Son hinchas del equipo deportivo más populoso, adhieren a las causas más convocantes, hablan de lo que habla todo el mundo, se visten como la mayoría, integran Facebook, etc.

(Lamentablemente) la gente con escasos recursos económicos conforman un grupo mayoritario. Los pobres son mayoría dominante en casi todo el planeta. Si bien no se puede comparar un pobre de un país rico con un pobre de un país del tercer mundo (porque el primero vive menos mal que el segundo), el hecho es que en ambas zonas los pobres son mayoría.

Este puede ser otro motivo por el que muchas personas están en esta situación: porque de no integrar una mayoría, padecerían angustia por sentirse solos.

●●●

23 comentarios:

Rogelio dijo...

Cuando me quedo sólo del todo creo que me voy a volver loco. Si no prendo la tele, hablo por teléfono, pero alguien tiene que estar conmigo.

Nubia dijo...

A los de Facebook tb estamos adentro? No se salva nadie! jojojo

Maribel Muiño dijo...

En asunto negocios, cuando uno se dedica a lo mismo que se dedican la mayoría, tiene la mayor competencia que podría tener no?

Raquel dijo...

Cuanto más haya que cortar la torta para repartir, más chiquitos serán los trozos que le toquen a cada uno. Esto es pobreza segura.

Terencio dijo...

Viví un tiempo en una ciudad chica de Suecia, y es cierto, los que allá llaman pobres no tienen ningún punto de comparación con nuestros indígenas.

Asunción dijo...

La soledad requiere fortaleza de espíritu, y los pobres tenemos débil primero el espíritu.

pamela dijo...

No puedo vivir si no es rodeada de gente, muebles, adornos, fotos, recuerdos. A mi casa ya me cuesta entrar, quise tirar alguna cosita y nada, es imposible, todo lo que tengo vale oro.

Ramiro Silberberg dijo...

En Medellín no me va tan mal pero me gustaría ser un pobre se Suecia a mi también.

Samanta Goyeneche dijo...

A ver si sintetizo bien: Ud dice que algunas personas pueden ser pobres porque no soportan ningún tipo de soledad en sus vidas. Acerté?

Anónimo dijo...

Para qué alguien podría necesitar dinero si está solo. No hay acá una contradicción en su razonamiento?

Sonia Grillo dijo...

Yo lo veo muy diferente. Hago todas esas cosas que ud dice que hacen los que temen la soledad pero en mi caso lo hago porque no me gusta llamar la atención.

la brujita dijo...

En soledad nunca se está solo cuando se está consigo mismo.¿Qué mejor compañía?

Lorena Supervielle dijo...

Me parece completamente traída de los pelos esta hipótesis que hoy propone.

el llanero dijo...

Mi soledad es con viento y humedad.

Clarisa Pintos dijo...

También están los que necesitan formar parte de una minoría refinada para sentirse más valiosos.

Paola S. dijo...

Mi hermano necesita rodearse del familión italiano materno. Sólo de pensarlo se me viene el sofocón.

Hermann dijo...

Pongo a disposición mis recursos anímicos de lobo estepario para aspirar a la compañía de una loba pampeana.

Mauricio dijo...

Cuando viajo en colectivo me siento muy acompañado, se lo aseguro. A la salida del trabajo preferiría un poco más de soledad.

el jugador de bochas dijo...

Quiero adherir a una causa convocante que no se relacione al deporte.

Mercedita dijo...

El problema que tengo con la soledad es que no tengo suficiente autoridad sobre mi misma como para autoexigirme. Necesito alguien afuera que actúe de estimulo, obligación y motivo.

Graciana Austral dijo...

No sé porqué pero cuando ud habla de pobreza me parece que engloba en esa categoría a toda la clase media.

Chicharra dijo...

Está claro! Si los pobres son mayoría (que lo son), entonces no se puede ser conservador.

Anónimo dijo...

Elegir el camino de la superación, resulta mucho más costoso y solitario, que conformarse o lamentarse de aquello que no tenemos. Personalmente, prefiero estar sola, que acompañada de un montón de pobres.