martes, 20 de enero de 2009

Mi perro aún no vota

Los perros no votan pero parecen ciudadanos. Ellos tienen su vida estrechamente vinculada a los seres humanos pero indisolublemente unida a los otros perros.

Por más que nos ame nuestra mascota, su indisimulada honestidad hace que nos abandone ante la más pequeña señal de que anda cerca alguien de su familia.

La vida de los perros en una ciudad es muy variada: los hay sueltos que viven en estado casi salvaje, los hay con amos liberales que los alimentan y cuidan pero que no los encierran, algunos salen a pasear por una especie de niñero, a veces son los mismos amos quienes los sacan dos veces por día con correas y hasta con bozales. Seguramente, más de uno permanece toda su vida encerrado en un apartamento.

Esta variedad de situaciones me hace pensar en lo que pasa con los humanos. Algunos viven en estado salvaje, otros (los privilegiados), consiguen dinero para disfrutar de la vida libremente, algunos trabajan muchas horas diarias para ganarse el sustento. Seguramente aún existen esclavos y esclavas.

Tanto en el caso de los perros como en el de los humanos, todo depende de cuanto nos amen.

El abandono es desamor (no hay duda en eso). Recibir lo necesario pero que nos dejen en libertad, es el amor más generoso que podamos recibir. El sometimiento a diferentes grados de encierro, es amor sí, pero seguramente el más flaco, el menos nutritivo, el más mezquino, que apenas es mejor que nada.

Lo importante no es ser ricos sino recibir amor del bueno, del generoso. Para saber si lo estamos recibiendo debemos constatar que tenemos lo necesario para disponer de una buena calidad de vida sin perder nuestra dignidad (libertad). Tanto para los perros como para los seres humanos.

●●●

22 comentarios:

Yang Guau dijo...

El perro de mi mujer tiene más peso político que yo. Con eso les digo todo.

Torterolo dijo...

En Chile no tenemos suerte. El amor que nos tiene Mamá-Michelle es muy poco. Está muy ocupada para querer a sus niños.

Nicanora dijo...

Copio y pego: "Recibir lo necesario pero que nos dejen en libertad, es el amor más generoso que podamos recibir." NO TENGAIS LA MÁS MÍNIMA DUDA DE QUE ES ASÍ!!!!

La Maga dijo...

La cara del perrito lo dice todo. Pobrecito! Hay amores que matan. Ya quisiera él estar correteando con sus compinches...

Dinorah Perelman dijo...

Para conseguir dinero suficiente y no trabajar como un animal, hace falta ser o muy inteligente o muy atractiva.Ya con 31 años sé de qué hablo.

Benito dijo...

Es mejor ser gracioso que caer en gracia. Hay gente que la quieren aunque se sabe que no lo merecen. No sé cómo hacen. Si conociera la receta todo sería más justo.

Marisa Leticia dijo...

Le confirmo que existen esclavas. Mi madre es una de ellas. No sé qué hacer para rescatarla.

Terence dijo...

Por lo que gano, a mi me odian.

Sebastián Estivao dijo...

Amo a los animales pero no me gusta que me compare con una mascota.
Aclarado esto, le tengo que reconocer que observo una cierta proporcionalidad entre lo que ganan algunas personas y el afecto que pueden generar en los demás, Así como tb, cuán poco ganan los incapaces de hacerse querer.
Lo felicito por sus artículos y saludo a todos sus lectores.

Andrea dijo...

Me parece que fue a ud mismo que le leí la novedosa idea de que el amor y la riqueza tienen similitudes. Estoy casi de acuerdo porque algunos hijos de puta tienen mucho dinero.

Vitro dijo...

Perdonemé, pero nadie ama a quien no aporta algo, ya sea alegría, belleza, entretenimiento, entusiasmo, humor, seducción, sexo, rica comida, no sé, algo positivo.

trepidante intrépida dijo...

A mí deme amor del malo. Ese amor que usted llama generoso es pura cobardía. Sin colesterol pero demasiado light.

grisell dijo...

Mi novio es de una honestidad perruna. Me ama con locura, lo sé, pero apenas se le cruza una cola meneadora ya quiere olisquear aventuras.

franckfruter dijo...

Vivo en estado salvaje porque aquí nadie compra perros calientes.

oruga mesiánica dijo...

El amor generoso es cosa de dioses. Ellos tienen toda la vida por delante.

paco p. dijo...

En casa el chobi votó y no quiere que entre la tía Libertad ¡Qué vida perruna!

julia roberts dijo...

A mí que no me amen demasiado. Bien atadita a la cama de mi hombre es como la paso mejor.

cholo pintado dijo...

mala suerte la de mi sobrino, cuando consiguió el dinero suficiente para disfrutar la vida, cayó en cana

ratatoille dijo...

Es difícil imaginar el amor entre hombre y mujer sin pensar en una pareja. Y es difícil pensar en una pareja sin fidelidad en lo sexual. Así son las cosas. No le pida peras al olmo.

léntulo basciato dijo...

Los perros que pasean por el niñero ya se llevaron a todas las niñas bonitas!

carmelo mortecín dijo...

Si a mi perro lo dejo pasear suelto por la ciudad, se lo lleva puesto el primer colectivo. Algunos perros necesitan correa en las grandes urbes.

el labrador dijo...

A mi mujer tengo que aplicarle un bozal psicológico para que no me deje pegado.