sábado, 31 de enero de 2009

Lo quiero para esta vida

Si tomamos distancia para observar mejor la conducta humana a lo largo de la historia, podríamos concluir que el capitalismo se caracteriza por favorecer la competencia a muerte por miedo a la muerte.

Parece un juego de palabras pero no lo es. Esta lucha encarnizada por obtener los mayores logros materiales tiene detrás la búsqueda de una mejor calidad de vida y sobre todo de una mayor CANTIDAD de vida.

El espíritu que anima esta forma de encarar la vida (el capitalismo) trata de generar muchos recursos para alentar la investigación en medicina que permita erradicar todo lo que puedan ser causas de muerte (o sufrimiento).

También se hacen grandes inversiones en la «anti-medicina», es decir en armas para aniquilar a quienes podrían aniquilarnos o quitarnos recursos.

La creencia en vidas futuras ha perdido terreno. Este descrédito puede tener su origen en que cada vez toma mayor espacio el pensamiento científico, que sólo valida aquello que pueda ser demostrado y —de ser posible—, reproducido en un laboratorio.

Los recursos del planeta están administrados (salvo rarísimas excepciones) con criterios capitalistas. Como todos necesitamos obtener algunos de esos recursos para poder seguir subsistiendo, no tenemos más remedio que aceptar esas reglas de juego.

Es razonable que para ciertas personalidades esta aceptación constituya un esfuerzo sobrehumano y que por ese motivo sean estas personalidades las más expuestas a la pobreza patológica.

●●●

19 comentarios:

Diego dijo...

Parece que los dinosaurios eran animales muy grandes y poderosos, que no pudieron adaptarse a los cambios climáticos del planeta.

Graciela Texeira dijo...

La competencia más linda del mundo es la que termina en una cama, con empate técnico.

Ernestina Sismondi dijo...

Los que creen en vidas futuras, se las imaginan con recursos ilimitados o con necesidades y deseos nulos.

Analía Bjork dijo...

Trabajar es feo pero competir, es horrible. Lo odio, me parece mal, me siento una delincuente cuando otro quiere lo que tengo y me lo quiere sacar. Yo siento que si lo quiere tendría que tenerlo y yo tendría que poder prescindir. Es una situación tan complicada!

Solís dijo...

Las creencias en otras vidas son como una obra de arte en la que se procura el bienestar del espectador. Esas vidas son perfectas, sin nada de lo que tiene de malo esta. Cada uno se la imagina a la medida de sus insatisfacciones.

J.J.Durante dijo...

Con mi novia veníamos viviendo en un mundo paralelo pero desde que dejó de menstruar. No sé si me entendés...

Andrea Casillas dijo...

Ud propone que la distribución del dinero está relacionada con la personalidad de cada uno. No parece muy verosímil eso. Los intereses corporativos están muy por encima de las personalidades nuestras.

Víctor Otero dijo...

Lo veo distinto a ti. Cada vez hay más gente preocupada por los asuntos del espíritu y cada vez hay más opciones religiosas que convocan a miles de personas.

Sansón dijo...

La cuna de la competencia no está en el mercado sino entre los propios hermanos. El ser humano es naturalmente destructivo y peleador.

Carolina Molas dijo...

Por una vez estamos de acuerdo. Odio la competencia, la lucha a muerte y la guerra. Nací dentro de un sistema que me lleva a contrapelo.

Ludovica dijo...

La lucha por obtener los mayores logros materiales no va de la mano de una mejor calidad de vida. La inteligencia humana da como para organizarse para distribuir los bienes del planeta, de manera que todos puedan vivir con lo necesario. Justamente no podemos tener una mejor calidad de vida porque gastamos nuestra energía en una lucha sin sentido, en lugar de enfocarnos en vivir, disfrutar, crear y amar.

César Andrade dijo...

Para lo que dice Ludovica, a los humanos nos faltan milenios de evolución.

Yohansen dijo...

Aceptar las reglas de juego del capitalismo no es una elección posible para quienes no las compartimos. Sería como venderle el alma al diablo.

CHECHU dijo...

FUERA ADMINSITRADOR CAPITALISTA!!
LA LEY DE LA SELVA PARA LOS BICHOS.

Hipólito Peña dijo...

Creo que se invierte más en inventar medicamentos que en buscar la cura de enfermedades.

Marcos S. dijo...

Las gentes que viven dentro del sistema capitalista sin querer adaptarse al él, son un lastre para la sociedad toda. Deberían escoger un camino más digno. Si no están de acuerdo, que luchen por derribarlo. Eso de criticar pero no hacer nada sólo sirve para que se gasten fortuitamente los recursos, en mantener a los inadaptados.

Hugo Copetti dijo...

Si tomamos distancia para observar la conducta humana, el resultado será que no nos sintamos implicados.

Kamikase Kojonudo dijo...

Los capitalistas se estresan porque le temen a la muerte.

el gallo Lucho dijo...

Vendo terreno arbolado, dos cuadras playa, zona panorámica- Descuentos especiales para creyentes en vidas futuras- Comience pagando en esta vida y termine en la siguiente!