domingo, 1 de febrero de 2009

Conozca a su oponente

Los seres humanos somos psíquicamente bastante complicados y esto explica por qué habemos tantas personas dedicadas día a noche a entendernos con resultados escasos.

Una de esa complicaciones se llama «trastorno narcisista de la personalidad».

Algunos adultos se aman demasiado, se ofenden con mucha facilidad y cuando se frustran se ponen furiosos y se deprimen.

Como en ellos predomina la búsqueda de grandiosidad y de éxito arrollador (para contrarrestar una autoestima muy dañada) pero se vinculan con muchas dificultades, pueden ser personas que busquen sus ingresos en el mundo empresarial con personal a su cargo.

Trabajar para personas así no es fácil pero su propia patología los obliga a no tener fracasos, convirtiéndolos en empresarios que ofrezcan oportunidades laborales aceptables.

Si usted trabaja para una persona así, puede servirle profundizar este tema, para que los beneficios que usted pueda obtener sean más duraderos y al menor costo emocional posible.

Es una regla básica en los ámbitos competitivos el conocer minuciosamente a quien defiende con pasión y legitimidad intereses opuestos a los míos.

●●●

22 comentarios:

Lucy dijo...

Ja! Mi marido! Él dice que tiene amor propio que suena menos grave, pero por lo que ud dice tiene eso mismo: «trastorno narcisista de la personalidad».

Y ahora? Cómo sigo?

Anónimo dijo...

Este fin de semana nos reunimos en mi casa para ver qué hacemos con el jefe que nos ordena y que nos tiene con la autoestima destrozada. El sindicato se lava las manos y sólo pudimos discutir y discutir sin encontrar soluciones.

María Stefans dijo...

Para ser empresario y contratar trabajadores, hay que ser muy especial. Nunca había pensado que tuvieran que ser enfermos, pero admito que también puede ser. Contratar gente es una locura. Lo veo por que mi marido necesita hacerlo y no tiene paz.

Omar Centurión dijo...

Los empresarios no ganamos dinero porque nos va bien, vendemos salud al precio que tiene y hasta creo que la vendemos demasiado barata.

Rosas dijo...

Obligado cualquiera pelea decimos los paraguayos.

Mario Pedemonte dijo...

Para lidiar con locos de la cabeza necesitamos un manual en varios tomos. Este artículo es muy escaso.

Humberto Delgado dijo...

Hay animales muy variados. Los tigres y leones sólo salen a cazar cuando tienen hambre y no hacen nada durante el resto del día. Las hormigas y las abejas, no paran.
Habemos seres humanos también de varios tipos.

Anónimo dijo...

Siempre creyeron mis padres que para defenderse en la vida hay que tener mucha psicología, pero conocí a un psicólogo muy interesante que sin embargo me cuenta que su vida es un caos. De hecho está casado y sale conmigo.

luzardo dijo...

Si mi mejor cliente supiera las veces que estuvo presente en mi terapia, no lo podría creer, pero para mi es conveniente porque él, sin saberlo, es quien me la está pagando.

Julien dijo...

Al fin lo dijo! Habemos montones de personas dedicadas a entendernos con escasos resultados. No hay que entender tanto. Para ser justos deberíamos admitir que todo lo trascendente nos pasa por arriba y no entendemos nada. Basta de ombliguismo!

Alicia Catena dijo...

Con empresarios como los que ud describe, lo que funciona mejor es llevar sobre la piel una capa de barniz que impermeabilice y deje resbalar los chaparrones. Junto con eso, hay que hacer las cosas bien, como corresponde. De esa manera funciona.

Manola dijo...

Estoy de acuerdo con lo que planteas. Para saber donde estais parado, es necesario conocer los intereses y motivaciones de tus oponentes.

Brujilda dijo...

¿Cómo puede amarse demasiado quien tiene la autoestima dañada?

Antonio Cáceres dijo...

Ud ha dicho algo revolucionario! Acaba de afirmar que ser exitoso puede ser el producto de una patología. De verdad ha logrado que me sienta mucho mejor.

Jorge Pereyra dijo...

Siga tirando las reglas básicas de los ámbitos competitivos que viene muy bien.
Saludos.

Anónimo dijo...

Mi jefa se ofende con facilidad porque es una perseguida. Ella se ve sola y rodeada de enemigos. Sus principales oponentes somos sus empleados, así que se la pasa tomando medidas "por si las dudas". El ambiente laboral está viciado por la desconfianza y la sospecha.

Anónimo dijo...

Mi jefa se ofende con facilidad porque es una perseguida. Ella se ve sola y rodeada de enemigos. Sus principales oponentes somos sus empleados, así que se la pasa tomando medidas "por si las dudas". El ambiente laboral está viciado por la desconfianza y la sospecha.

Georgelina dijo...

Los que más furiosos se ponen cuando se frustran son las criaturitas de dos años. Enojados son un ciclón!

Hugo Leites dijo...

Siendo bueno el empleo, lo demás me tiene sin cuidado. Patrones abusivos ya son parte del folcklore característico.

Gerardo Mattos dijo...

Un buen empresario no puede tener intereses totalmente opuestos a los de sus empleados. Cuenta con ellos para producir o desarrollar la tarea que realice. Debe tenerlos en cuenta entre sus intereses porque le son imprescindibles.

Brujilda 2 dijo...

La patología es ver enemigos por todos lados, cuando en realidad está dentro nuestro.

Brujilda 2 dijo...

La patología es ver enemigos por todos lados, cuando en realidad está dentro nuestro.