lunes, 16 de febrero de 2009

Más por menos

¿Cuántas personas conoce usted que disfrutan con las matemáticas? ¿Pocas verdad?

Esta ciencia es un invento del ser humano que se le fue de las manos, quedo fuera de su control, porque la lógica matemática no puede torcerse caprichosamente. Ella es autónoma e independiente. Ella dice que dos por dos son cuatro y no hay ser humano que pueda imponerle un resultado diferente.

Esta rebelde y desacatada hija nuestra (la matemática como hija del ser humano que la creó) no cuenta con la simpatía de una mayoría de personas. Nos da mucho trabajo comprenderla y suponemos que ese esfuerzo no valdría la pena. Sería una pérdida de tiempo.

No es esta una posición tan desacertada porque millones de personas transcurren sus vidas sin haberla entendido (y mucho menos dominado) y de una u otra forma vivieron, realizaron algunos de sus sueños, formaron una familia, se ganaron el sustento, se jubilaron.

De hecho también se puede vivir sin un refrigerador, sin un receptor de radio, sin letrina y otra cantidad de cosas que tenemos para aumentar nuestra calidad de vida.

Por lo que he podido apreciar, quienes han logrado entender a la matemática, han desarrollado la destreza de utilizar más eficazmente el cerebro. Es un hecho. Las destrezas mentales están íntimamente asociadas a nuestra eficacia a la hora de conseguir los recursos necesarios para vivir bien sin tener que realizar esfuerzos sobrehumanos.

●●●

25 comentarios:

Matías Amador dijo...

Si lo que ud pretende es venderme la matemática, ya le digo que no se gaste.

Angelina Sadly dijo...

Es probable que yo sea muy paranoica pero estoy segura de que los profesores de matemáticas sólo quieren dejarnos la idea de que somos tarados.

Esmeralda dijo...

Trabajo con una familia que no sabe la fortuna que posee pero son muy buenos conmigo. Los niños van a un colegio carísimo y el mío va a uno muy modesto. Pues a ellos les enseñan a ganar dinero y al mío le enseñan mucha religión y gimnasia.

Gabriel Patrone dijo...

Cuando era joven era bueno en matemática y me creí que era como andar en bicicleta (que no se pierde). Pues no, es diferente. Ahora no sabría cómo resolver una triste ecuación de segundo grado.

Rocío Abella dijo...

Los que no saben razonar, se vuelven poetas, románticos o espirituales. Aunque parezca mentira, la música es pura matemática.

Evaristo Sánchez dijo...

Creo que sirve porque uno cuando aprende algo, si logra extraer cuál es la lógica que tiene, luego puede aplicarlo a otros ámbitos. Sirve mucho para analizar y luego sintetizar. La naturaleza tiene una lógica y aprendiendo lógica se entiende mejor la naturaleza y como manejarnos sin ir a contraflecha de su lógica.

Graciela Didomenico dijo...

Es una lástima, pero cuando uno le dedica mucho tiempo a una cosa, queda atrofiado en otras. Los que piensan mucho terminan sintiendo poco y los sentimientos hacen falta en la vida.

Sandra Curbelo dijo...

La matemática es como un madre severa que no tiene ninguna cintura para tolerar algunos caprichitos. Es lindo transgredir un poquito y que igual podamos seguir. La matem es muy lógica pero bastante necia.

Luisito Hermida dijo...

Algunos se creen que la matemática sólo sirve para administrar el sueldo que algún día cobraremos. Es como pensar que está bueno practicar mucho deporte por si algún día nos corre un ladrón.

Mabel Cisneros dijo...

Lo bueno para mí es que si uno es capaz de aguantar el esfuerzo que hay que hacer para resolver los ejercicios, después puede aguantar los problemas del trabajo, de la familia, de la salud. Desarrolla la paciencia, que no es poca cosa. ¿Qué otra cosa tonifica esta condición tan necesaria?

Lucas dijo...

Seré matemáticamente exacto:
Odio a La matemática

xq es una mierda,
xq es una porquería,
xq no sirve para nada como la gente,
xq nos quita horas de diversión,
xq los profesores son engreidos,
xq es una mierda,
xq es una porquería,
xq etc.

Semillita dijo...

Algún día encontrarán la manera de enseñar matemática sin tanta idea perdida. Hoy la tienen que promocionar, publicitar, vender, convencer. Hoy nos manejan la cabeza hasta para que elijamos los medicamentos que tomaríamos si un médico lo receta. Estamos acostumbrados a que nos insistan para convencernos, aún en lo que más nos serviría.

Salvador Dalí dijo...

Sueño con un mundo mejor, con un ser humano nuevo, más bueno, más sincero, más eficiente. La enseñanza por vía oral es ineficiente, no sirve, molesta, indigesta. Algún día será por vía intravenosa o por medio de parches. Uno se pone el parche de la matemática y cuando llega al colegio, resuelve todo sin angustiarse. Ese es un mundo feliz.

débora bordado dijo...

Lo que falla en toda la enseñanza es que los profesores no son amorosos. Vienen, dicen lo que tienen que decir, no les importa si les entendiste o no, y con mucha crueldad luego te exigen que sepas y si no se hicieron entender ellos, entonces te castigan, En tu familia todo el mundo se pone contra tí, te hacen la guerra. Todo pésimo.

ivonne barcala dijo...

Estoy de acuerdo con Agelina S en eso de que no nos quieren educar. Ellos hacen lo posible para que te quedes ignorante pero hechandote la culpa de que hisieron todo lo posible pero tu no respondiste y por eso queda como que es uno el malo, la inútil. Lo veo muy claro así.

Samantha dijo...

No estoy de acuerdo con Rocío. La matemática, la espiritualidad y la poesía tienen un importante punto de contacto, que es la búsqueda de la perfección.

Amílcar Clavijo dijo...

El enorme placer de las matemáticas está en la búsqueda y consecución de un resultado. Además aportan la serenidad que nos brinda el pensamiento lógico. En cuanto al desarrollo de la paciencia, sí también, pero hay otros miles de divertimentos a través de los cuales podemos desarrollarla.

Carlo Romanelli dijo...

Vivir bien, sin realizar esfuerzos sobrehumanos no es algo que dependa mayormente del desarrollo del pensamiento abstracto. Ejemplos abundan y abundaron en todos lados.

Natalia Dotta dijo...

No sé si tiene mucho que ver con la matemática, me encantan los crucigramas y todos los entretenimientos que sirven para hacer gimnacia cerebral.

Manola Pérez dijo...

La matemática es imperturbable, como tú dices. Lo recuerdo cuando sumo, divido y resto, cada vez que cobro el sueldo a fin de mes.

selva dijo...

Mi esposo es matemático y desorganizado, impuntual, distraído, atolondrado, imprevisible...pero redondito y dulce como un sol.

Emiliano dijo...

A mí lo que me gusta de la matemática es la certeza. En el liceo, hacés un escrito de literatura o de historia y nunca sabés como te fue, en cambio con los escritos de matemática, basta saber un resultado y ya sabés si rendiste bien.

Mª Eugenia dijo...

¿No le pasa que el estudio de la psicología lo deja siempre lleno de dudas? ¿Le habría gustado dedicarse a las matemáticas o algo así?

Matilda dijo...

El problema con los profesores de matemática es que van demasiado rápido. Me los imagino con estrés y eyaculación precoz.

Porley dijo...

Si la matemática es una hija rebelde y desacatada, ud tendrá que admitir que la psicología es una hija desagradecida.