jueves, 12 de febrero de 2009

Razonemos al revés

Aunque a nadie se le ocurriría planchar una camisa primero y lavarla después, hacemos algo parecido y no nos damos cuenta.

Lo planteo en uno de los ejemplos más trágicos a los que nos vemos enfrentados todos y que algunas personas resuelven al estilo de quien plancha primero y lava después.

El más grave de nuestros inconvenientes es la muerte.

La forma de razonamiento al revés que planteo al principio consiste en decir: «No quiero la muerte, por lo tanto debo encontrar alguna forma de pensar que me permita concluir en que no existe o que es superable.»

A partir de esa conclusión (la muerte no existe), me fabrico una creencia razonable que me haga concluir que «bueno, está bien, quizá algún día moriré, pero me reencarnaré en otra persona para estar mejor que ahora».

Este ejemplo es uno de los más frecuentes pero no produce consecuencias lamentables. El inconveniente aparece cuando validamos esta forma de pensar para situaciones más concretas y «razonamos» diciendo, por ejemplo: «Si fulano pudo comprarse un auto, ¿por qué no podré yo?» o «No aguanto más a mi jefe, como conseguí este trabajo, ya conseguiré otro, ¡renuncio!» o «No tengo preservativos, pero por una vez ¡qué nos puede pasar!».

●●●

26 comentarios:

Anónimo dijo...

No existe el certificado de garantia para la próxima reencarnación, si la hubiera.O sea que también nos puede ir peor que en esta vida.
Ahora eso no justifica que tengamos que aguantar a un jefe insoportable. Lo interesante sería que probara el primero con la reencarnación.

Diana dijo...

La cigüeña suele ser muy visitadora.

Belén Manzor dijo...

Ud no practica filosofía psicoanalítica sino karate psicoanalítico. Se la dejo ahí. No le dará mucho trabajo sacar alguna conclusión sobre lo que pienso.

Luis Alberto dijo...

Le diré: yo creo en Dios y con eso no le hago mal a nadie. No necesito confirmar cuanto de científico tiene mi idea y lo que es peor la ciencia tiene sus buenos tropezones, cambiando de 'verdad' cada tantos años.

Mariscal dijo...

Si no entendí mal ud está describiendo un pseudo-razonamiento. Comparto su opinión y su postura ante el tema. Gracias. Saludos. (No necesito una respuesta).

Perla Molina dijo...

Eso que ud dice (me hizo gracia lo de planchar antes de lavar), es parecido a una escursión. Uno fija el destino y luego ve cómo hace para llegar.

Antonia Gervasio dijo...

Cuando uno dialoga con un niño se da cuenta que es lo que hacen. Ellos no pueden gobernar el deseo de que las cosas sean como ellos prefieren. Algunos adultos tampoco, es cierto, pero bueh...

Mirtila Pardiño dijo...

Al artículo lo entendí, pero ahora que leo los comentarios, no me doy cuenta si proponerse una meta está bien o está mal.

natalia de luca dijo...

Capaz que exagero, pero me parece que la cosa es mucho más grave de como usted lo plantea. Alguien que no puede razonar "derecho", no es una persona lógica, si no es lógica, no domina sus impulsos y entonces no es moral y de ahí a que se convierta en un antisocial hay un paso.

A veces escucho cómo solucionarían la delincuencia algunas personas "normales" y me parece que primero planchan la camisa.

Leonor Duello dijo...

Estoy haciendo mis primeras experiencias como psicóloga nuevita y pienso que las personas tenemos vértigo intelectual (invento mío). El horror al vacío intelectual sería cuando observamos algo que nos sorprende pero no sabemos qué es o por qué se produce, entonces para salirnos del vértido, inventamos una explicación.
Es parecido a lo que usted comenta.

Miguel Fattoruso dijo...

Esta forma de razonar es muy buena porque con ella es que nos convencemos de cuan acertados estamos en la vida. Nos las ingeniamos para concluir: "Que inteligentemente vivo." Luego inventamos los supuestos fundamentos. Si no fuera por esta tarea tan descabellada, muchos andaríamos tomando antidepresivos o con un sentimiento de desvalorización atroz.

Señora de Nadie dijo...

soy la mejor experta en encontrar culpables, así que si me permiten daré mi valiosa opinión.

la culpa de que pensemos al revés la tiene la economía de mercado consumista. nos taladran el cráneo diciéndonos que no hagamos esfuerzos innecesarios y ya saben, una mentira dulce repetida una vez, se convierte en verdad.

Felisberto Modugno dijo...

Como bien dijo el Beto Einstein, todo es relativo. Uds se escandalizan de que pensemos al revés porque parten del error de que el ser humano es inteligente. Si hiciran como yo, que estoy seguro de que el ser humano es imbécil, no habrían escrito y comentado tantos sobrentendidos.

Señor de Todos dijo...

Ya que mi tradicional competidora salió al cruce de lo que se viene discutiendo, debo decir que yo también hago muy buenos servicios en la ubicación de culpables y para este caso tengo una opinión mejor que la Señora de Nadie. La culpa la tienen las religiones que nos alientan a pensar que está todo bien, que es razonable creer en Dios y otros mitos enormes, que luego se justifican desde los mismos dogmas.

Eustaquio dijo...

Están todos equivocados y eso que yo no soy profesional de incriminar a nadie. La culpa la tuvieron los sofistas que inventaron el deporte de discutir cualquier cosa y encontrar argumentos para defender cualquier afirmación. Fueron ellos los que inventaron la pólvora que luego no se usó para el bien sino que se utilizó para la publicidad, para las religiones, para la política, para la filosofía de pub, para las proclamas de los bloggers, etc.

Daniel Mitrione dijo...

Hay también personas con mucho estudio que aplican su capacitación en la búsqueda de argumentos para una veradad con la que se sienten comprometidos ideológicamente y otros, más corruptos aún, buscan llamar la atención inventando argumentos al solo efecto de engrandecer su reputación. En ambos casos, la verdad les resulta indiferente.

Liliana Peisyoto dijo...

O sea que para las cosas que no nos gustan, nos inventamos creencias que dulcifican la realidad. Eso a veces trae serios inconvenientes. (Disculpe que estoy resumiendo mentalmente el artículo, lo que pasa es que no lo entendí de primera) Bueno, sí estoy muy de acuerdo. Habrá que juntar fortaleza para plantarse de frente a la realidad.

guyunusa dijo...

La muerte es un inconveniente grave porque está con nosotros desde que nacemos haciéndonos perder cosas.

katy dijo...

A mi novio le gusta empezar siempre por atrás ¡qué loco!

Daniel Martínez dijo...

De jóven te sentís invulnerable y que podés con todo, por eso cometés tantos errores.

Yoel dijo...

Pasa lo mismo cuando te divorciás. No entendés nada, sólo tenés la certeza de que querés separarte. Una vez tomada la decisión empezás a buscar argumentos para no quedar mal con la familia cuando empiezan a preguntarte.

grafito paredes dijo...

La muerte es la solución a la vejez.

cacho dijo...

Las personas que no aguantan más a su jefe, por lo general no aguantan a ningún jefe. Deberían pensar en dejar de ser empleados.

Humberto dijo...

Lo que pasa es que la esperanza se agarra de lo que puede.

Amparo Fuentes dijo...

Entre la felicidad y la lucidez...tienta más la felicidad.

Lucas Zas dijo...

El gradiente de "una vez sin preservativo" va de 0 a 8.