sábado, 20 de septiembre de 2008

Grafitteros fugaces

Ayer comentaba sobre cómo hacer economías con los desperfectos en nuestros aparatos. La idea central se basa en una paradoja: «Todos somos demasiado pobres como para hacer economías ineficientes».

Una consigna aún más conocida es: «Lo barato sale caro».

Existe otra paradoja interesante que también compartiré con ustedes.

En un pliego de condiciones que tuve que leer como integrante de una comisión que tenía por misión designar al proveedor del mobiliario urbano de una ciudad Latinoamérica, nos llamó la atención un oferente porque decía que si lo seleccionábamos a él, aplicaría su exclusiva política de mantenimiento, exitosa en varias capitales del mundo.

Naturalmente que le pedimos ampliación de datos sobre este punto y la respuesta tenía que ver con el vandalismo (el deterioro que ciertos vecinos provocan sobre los bienes colectivos, como refugios peatonales, papeleras, muros, cartelería, etc.).

Esta multinacional tiene una receta mágica consistente en reparar los daños dentro de las 24 horas de provocados. Según ellos, los causantes se desmoralizan rápidamente cuando ven que «su obra» tiene tan poca duración. Descubrieron que los destrozones de los bienes públicos actúan así porque quieren llamar la atención y sólo conocen una forma antisocial de obtener protagonismo.

●●●

15 comentarios:

Ricardo dijo...

Entre el artículo de ayer y el de hoy, lo que saco en conclusión es que no hay que dejar para mañana lo que se pueda hacer hoy. Estoy intelectualmente de acuerdo. Jamás lo hice y espero tener una vida larga para ver si algún día puedo llevarlo a la práctica.

Tito de Lilla dijo...

En los países atrasados como los de latinoamérica, los responsables de arreglar los destrozos en 24 horas, estoy seguro de que no lo haría ni en 24 semanas. Los conozco y sé de lo que digo.

Víctor Germino dijo...

Hace como diez años, sentí que la empresa francesa JC Decaux tenía esa política que ud dice sobre la atención a los actos vandálicos.

sixto dijo...

Antes de que me fuera de Sevilla, esa empresa había ganado una licitación para que hubieran miles de bicicletas de uso público y rentado.

oliverio dijo...

Creo que tendré que consultar a esos franceses porque mi mujer tiene una extraña marca en el cuello y creo que fue víctima de algún vándalo expresamente autorizado por ella.

sacrosanta menchú dijo...

Hay Oliverio! Ud. me pone la piel de gallina.

hortencia zas dijo...

Este artículo está bueno como para ampliar la franja de lectores de "Utilísima"

la mujer araña dijo...

Es cierto ese de que "lo barato sale caro", lo puedo ver en mi misma, yo soy fácil y termino saliendo cara.

Mª Eugenia III dijo...

¿Cuánto le cobra la multinacional esa al Estado, por aplicar su receta mágica?

rata cuick dijo...

Ayer me recibí de vándalo y le puedo asegurar que si en 24hs lo arregla, en 24hs lo rompemo.

alejandra dolina dijo...

Me gustaría ser dueña del mobiliario urbano de una ciudad... "no me importa que sea fea ¡también lo soy yooo!"

ornella paris dijo...

Estamos rompiéndonos el que te jedi para atender a los chicos malos y
paradoja!
los chicos malos siguen enojados.
Si estuviera en la dirección de esa multinacional, además de arreglar el mobiliario, intentaría algún tipo de convenio como para arreglar a a esos chicos, que...
-es cuestión de gustos vió- pero me interesan más que el mobiliario de la ciudad.

julieta bandejas dijo...

Quiero una política de mantenimiento para la capital de mi corazón.

gracioso intermitente dijo...

si los muros forman parte del mobiliario urbano, la estatua de Rivera, frente al shopping 3 Cruces, forma parte del aeroparque urbano.

rosario del jazmín dijo...

Me lo imagino leyendo el pliego de condiciones, Licenciado, sentado en una oficina con vista al mar y con una secretaria trepada a la biblioteca para bajarle uno por uno los biblioratos.