miércoles, 17 de diciembre de 2008

El Yo olímpico

En el artículo de ayer titulado La fuerza interior propongo la comparación entre el Yo de nuestro aparato psíquico y el gerente de una empresa.

Decía entonces que la fortaleza del Yo es comparable con la capacidad de un gerente para resolver adecuadamente las variadas tensiones a las que se ve enfrentado minuto a minuto en su vida laboral.

Para precisar aún más la idea es posible establecer categorías como se hace en otros ámbitos. Las olimpíadas son eventos deportivos multidisciplinarios que miden —cada cuatro años— los máximos rendimientos en cada especialidad.

Otra forma de medición —más afín al tema de este blog—, es la publicación que hace la Revista Forbes listando el nombre de las personas más ricas del mundo.

Naturalmente que sólo se trata de aproximaciones porque es imposible medir una capacidad humana con tanta precisión como se mide el largo de un camino o la densidad de un líquido.

Con esas aproximaciones igualmente podemos establecer que cada uno de nosotros es capaz de administrar una cierta cantidad de tensiones, de estrés, de dificultades, de incertidumbre, de angustia y todo lo que constituye el esfuerzo al cual está expuesto este Yo-Gerente sobre el que vengo escribiendo desde ayer.

En conclusión: nuestro nivel económico puede estar vinculado con la fuerza de nuestro Yo. Si tenemos un escaso patrimonio significa que el yo es débil y si tenemos mucho es porque el yo es fuerte. Si quisiéramos aumentar nuestros ingresos o nuestro patrimonio, es una condición previa fortalecer el yo, madurar, crecer, desarrollarnos, preparar nuestra psiquis para el nivel económico al que queremos acceder.

●●●

20 comentarios:

Cecilia Pernas dijo...

Lo que ud dice lo entiendo de que si mi caracter es talle XL, mi patrimonio también será talle XL. Ni mayor ni menor. ¿Es así?

Carlos Jimeno dijo...

Mi padre recibió una herencia y en un año estamos igual que antes. Qué poca inteligencia!

Barcala dijo...

La ambición es el talle ideal de cada uno. Me gustó la idea del talle. Sobre todo para zapatos, no sé por qué.

B. Oppenheimer dijo...

Los zapatos son los intermediarios entre el espíritu y la realidad. ¿No es hermoso? Besitos

cardarelli dijo...

Recuerdo que mi hermana me confió el cuidado de su casa vacía cuando se fue unos días a descansar y sentí que aquello era terriblemente abrumador, estaba deseando que volvieran. No tolero casi nada.

sebas dijo...

Los trabajadores sabemos en el fondo que si no fuera por el judío de mierda que nos da trabajo, nos moriríamos de hambre, pero no podemos hacérselo saber porque nos exigiría más todavía.

Antonieta Grimaldi dijo...

Yo entiendo las cosas si me las imagino: Lo que ud dice es algo así como que el tamaño de la mano es el tamaño del Yo. Mano grande=fortuna; mano chica=pobreza.

Felices fiestas!!

gastón dijo...

Me estoy exprimiendo los sesos para tratar de entender lo que dijo Oppenheimer, pero no hay caso.

gregorovius dijo...

El nivel económico también puede estar determinado por tres ingredientes: lo heredado, una inteligencia media y un Yo del montón, ni muy fuerte, ni muy débil, pero bien adaptado

esperanza conteris dijo...

Cuando prepare mi psiquis para el nivel económico que deseo, quizás estén tomándome las medidas para el sobretodo de madera.

nicasio dijo...

Mi Yo no quiere ni debe, participar en las Olimpíadas.

amanda lópez dijo...

Lo que comunmente se entiende por carácter fuerte, es personalidad de tipo dominante. Cuando se dice carácter fuerte, no se está pensando en salud, Cecilia.

micaela dalmácigo dijo...

Un Yo fuerte puede escoger libremente, no afanarse por un patrimonio abultado.

peter pan dijo...

Le puedo decir con total precisión que mi Yo tiene un volumen aproximado, estimativo, potencial, hipotético...de... 15cm cúbicos.

alicia dijo...

Creo que en 4 años, algo puedo madurar. ¡Propongo las Olimpíadas del Carácter!

gumersindo monzón dijo...

Alicia ¿te parece que pueda caracterizarme como Rico Mac Pato?

pequeño vergantín dijo...

Algunas capacidades humanas si se pueden medir con precisión, si se toma de cuenta el largo.

caty dijo...

Me gusta el gerente ese que levanta las pesas.

San Pedro Burocratizado dijo...

¿Ud tiene unas tensiones para administrar? Bueno, mire, vaya al quinto piso, segunda puerta de la mano izquierda y fijesé a que hora viene el administrador. Creo que ahora en verano está haciendo un horario especial los domingos.

shirley temple dijo...

Todavía no me desarrollé, pero como más o menos se cantar y dicen que soy una niña muy linda, figuro entre las personas más ricas del planeta, señor.