jueves, 12 de junio de 2008

El compañero Dinero merece un salario

Todos estaremos de acuerdo en que el trabajo genera un salario.

Imaginemos ahora que alguien hace un trabajo para pagar lo que le cuesta vivir. Por ejemplo, sumando todo lo que necesita (comida, vestimenta, alojamiento, etc.) necesita 100 (unidades de la moneda que usted prefiera). Sin embargo, este imaginario trabajador puede hacer jornadas tan extensas que le permiten recibir 120.

Esas 20 unidades que no gastará las guarda (en la moneda que usted eligió) pero recordemos que representan trabajo realizado. Repito: en este ejemplo es preciso entender que dinero = trabajo.

Si usted es amigo de nuestro eficiente trabajador y un día le pide prestados esas 20 unidades monetarias, la pregunta que surge es: Si todo trabajo genera un salario y esas 20 unidades monetarias equivalen a trabajo ¿no sería legítimo que su amigo le cobre intereses por el préstamo?

Sólo podrán responder afirmativamente esta pregunta quienes logren comprender que interés = salario. Si usted estuviera de acuerdo en esto último, entonces nunca sentirá que los intereses de un préstamo están injustificados porque ya habíamos aceptado que «el trabajo genera un salario».

Es muy frecuente encontrar personas que defienden con indisimulado fanatismo que «todo trabajo genera un salario» pero que con similar pasión se oponen a que les cobren intereses por el dinero que les prestan.

●●●

17 comentarios:

roberto dijo...

Muy a menudo mis padres me prestan algo de dinero porque algunos meses las finanzas necesitan algún refuerzo. ¿Debería entonces pagarles un interés cuando se los devuelvo? A mi me parece que los ofendería.

sofia dijo...

El afán de lucro me parece detestable. Lo odio. Siento un rechazo visceral por todo lo que sea ganancia, interés, plus valía. Me parece un robo, un descaro, una falta de escrúpulos. Lo que está dentro del planeta es de todos pero algunos se lo han apropiado cobardemente haciendo uso de su fuerza. Algún día los hombres habrán alcanzado el desarrollo suficiente como para prohibir definitivamente la propiedad privada. En algunos países como Israel, la tierra no es propiedad definitiva de nadie sino del Estado.

raquel dijo...

El razonamiento de que esos 20 euros son trabajo que merece un salario es la mejor explicación que he escuchado hasta ahora. La utilizaré para mis hijos. Saludo a todos.

mariana dijo...

Hace meses que vengo leyendo este blog pero confieso que el tema dinero es algo que me confunde, me confunde, me confunde. Algo está suelto dentro de mi cabeza con este tema. Puedo confesar cosas de mi sexualidad, pero sobre el dinero...

manuel dijo...

Esta defensa por medio de la lógica de los intereses que puede generar el dinero me hace pensar en la especulación, en las rentas que ganan algunas personas por el solo hecho de tener dinero. No se ganan la vida trabajando sino que hacen trabajar a su dinero y eso tengo entendido que no es ético, pero repito, estoy en duda.

ramon dijo...

La explicación suya es clara pero igual no la entiendo porque el imaginario trabajador trabajó por ejemplo dos horas de más y cuando me prestó a mí los 20 dólares que él no usó, ¿qué tengo que pagarle por ese 'trabajo' que él me presta? No gana lo mismo un trabajador de carne y hueso que me construye una pared que esos 20 dólares que lo representan. No sé, me pierdo.

alba dijo...

Estoy de acuerdo con Ramón que la cosa no es tan clara. Lo que a mí me queda claro es que cualquier capital que ande por ahí es el resultado de un trabajo que alguien hizo en algún momento (que puede hacer hace 100 años porque me llegó por herencias sucesivas). El hecho es que representa un trabajo, un esfuerzo, una dedicación.

patricio dijo...

Roberto se pregunta si debe pagarle intereses a sus padres y me parece que a veces los intereses pueden ser en algo diferente a dinero pero que igual son intereses. Por ejemplo, mis padres están más que felices de hacerle regalos a mis hijos, estoy seguro que les gusta, sus ojos no mienten, entonces, si ellos me prestan dinero y ellos sienten que están participando de alguna manera en el bienestar de sus nietos, ése es el interés que están cobrando por el préstamo que me hacen: el placer de estar participando en algo que les gustó mucho hacer con nosotros (sus hijos).

susana dijo...

Quizá yo sea muy materialista, pero me parece que tanto Roberto como Patricio deberían preguntarle a sus padres si aspiran a que se les pago intereses o no. Si no tienen confianza para hablar de esos temas, igual tendrían que estar siempre conciente que el dinero de los padres es de los padres y que ellos (los comentaristas) deberían hacer todo el esfuerzo posible por mantenerse solventes de sus propias necesidades.

benito dijo...

Ay Susanita, me tocaste ahí. Tu sabes que yo siento que el dinero de mis padres ya no es de ellos porque me parece que cuando se mueran serán mío y de mi hermana y no puedo dejar de pensar que si va a ser mío entonces algo puedo ir usando mientras ellos no se mueran. Ya te imagino pensando que soy un hijo de puta, pero hoy me levanté con la sinceridad recargada.

luis dijo...

Me parece razonable que en todo préstamo se cobren intereses pero si mis padres me cobraran intereses no podría evitar sentirme lastimado. Del mismo modo, me costaría más cobrarle intereses a alguien cercano que no cobrárselos.

ramón dijo...

El dinero siempre representa trabajo, directa o indirectamente. Creo que el problema surge cuando el dinero continúa multiplicándose, cada vez más alejado de la fuente original que lo hizo surgir. Lo que quiero decir es que parece más legítimo el dinero generado directamente por uno mismo que el heredado, por eso de que nadie elige donde nacer.

teresa dijo...

Me gusta algo que se sugiere al pasar: alguien que trabaja para cubrir sus necesidades y además un plus por el trabajo que le cuesta vivir. Me lleva a imaginarme a un trabajador que no se siente demasiado hábil en su oficio y que al tomar conciencia de ello se esforzara más para pagar una especie de seguro por si algo le sale mal.

nadia dijo...

Cuando se dice que debe pagar más el que gana más, algunos objetan que no se deben poner impuestos al trabajo porque se castiga al que trabaja más (o al que es más eficiente o al que tiene un trabajo mejor pago, o al más capaz) Entonces se carga con impuestos a todos los consumidores por igual y se castiga al que trabaja menos, o al que no tiene trabajo, o al que es menos eficiente, o al que tiene un trabajo mal remunerado o al menos capaz.

julio dijo...

Cobro intereses cuando hago un préstamo porque mi trabajo es prestar dinero. Si mi trabajo no es prestar dinero, porque obtengo lo necesario para vivir de otra fuente, entonces hago lo que se me da la real gana.

eloísa dijo...

Cuando presto algo en forma "amateur" mi ganancia está en el vínculo con el destinatario de mi préstamo.

silvana dijo...

Acá se parte de que todo trabajo genera salario. Me parece que deberíamos aclarar que no estamos hablando de cualquier tipo de trabajo, sino de aquel que esté comprendido dentro de las normativas laborales. Creo que no se puede mezclar lo que es un préstamo dentro de esas normativas con aquellos que quedan por fuera.