lunes, 14 de julio de 2008

«Mami, cómprame un helado»

Los aforismos son sentencias mesuradas, breves y elegantes. Son como los refranes pero que refieren a temas de algún arte o ciencia.

En la niñez suceden cosas muy trascendentes. Tan trascendentes como puede ser la construcción de los cimientos de un gran edificio. Uno de los motivos de su importancia también se puede incluir en una comparación arquitectónica: la forma de los cimientos determina en gran medida la forma del edificio (de la personalidad).

Por razones que no requieren explicación, los niños no trabajan, no ganan dinero, no pueden hacerse responsables de un patrimonio.

La niñez suele ser una época dorada para casi todos, no porque la vida sea un jardín de rosas todo el tiempo, sino porque la enorme capacidad de adaptación les facilita superar las dificultades en las que viven con una actitud que les permite pasarla bien aún en circunstancias críticas.

Un aforismo del psicoanálisis dice lacónicamente: «Repetir para no recordar». Aplicando esto al tema central de este blog, puede postularse que es posible que alguien repita esquemas infantiles —no trabajar, no ganar dinero, no hacerse responsable de un patrimonio— para no recordarlos.

Es necesario «no recordar» que estas son conductas tomadas de la añorada niñez porque si eso sucediera muy probablemente se perderían los beneficios obtenidos por la repetición desmemoriada de algo tan gozoso de aquella etapa.

●●●

11 comentarios:

yolanda dijo...

Mi vida terminó a los 9 años (tengo 32, no se asusten, pero...)

ema dijo...

Esto para mí está mal explicado. Me parece que es probable que uno haga cosas inconcientemente que si pudiéramos conocer la causa determinaríamos que son historias que quedaron en el olvido.

faustino dijo...

Ema, no leíste el último párrafo.

florencio dijo...

Lo bueno del psicoanálisis es que uno puede dejar de repetir mecánicamente cosas que le hacen mal. A mi me pasó que le mentí al oculista porque quería tener lentes para parecerme a mi padre.

rolando dijo...

Me casé con una mujer que disfrutaba mucho indicándome qué ropa comprarme y usar en cada caso hasta que un día alguien me hizo ver que me estaba comportando como un niño, si no me daba vergüenza tan grandote y ahí entendí. No creo que ese haya sido el único motivo por el que terminamos divorciándonos.

julio dijo...

Soy gay y me molesta mucho cuando otro gay me desprecia por ser homosexual. Según dicen algunos estos son tan malos con sus pares porque reniegan de ser lo que son entonces actúan mal como para olvidarse de lo difícil que les resulta vivir con esta opción.

sanson dijo...

Como dice Florencio, el psicoanálisis ayuda y creo que lo que logra es que uno pueda "recordar para no repetir". Como dice el artículo, si uno asocia que está librándose de las responsabilidades (incluida la del dinero) para copiar la pasividad de la niñez, quizá se ponga las pilas y se ponga activo.

roque dijo...

Cuando estaba en quinto grado y mi padre se fue de mi casa, sufrimos mucho sobre todo porque mamá no paraba de llorar. Con mi hermana no sabíamos como consolarla y una de las cosas que se nos ocurrió fue ayudarla con las tareas de la casa. Sin embargo ella, agradeció nuestra intención pero le pareció justo pagarnos por la ayuda y a tan temprana edad tuve mis primeros dineritos.

lucas dijo...

También yo tuve mis ingresos cuando estaba en el colegio primario. A la hora del descanso, la maestra me dejaba que vendiera unos bizcochos que preparaba mi madre levantándose tempranísimo para que fueran más sabrosos. Me gustaba eso, me sentía importante, y varias niñas creo que gustaban de mí porque me veían como un hombre. Nunca me faltaron algunas monedas para gastar ni novias para jactarme frente a los demás niños.

mariangela dijo...

No sé con qué espíritu cuentan sus historias Lucas y Roque pero es probable que ellos sigan siendo laboriosos, quizá no porque les guste mucho trabajar sino porque están repitiendo esquemas infantiles sin recordar que los aprendieron y no pueden dejar de actuarlos.

victoria dijo...

¿Me dejan comer sólo la galletita y el barquillo del helado? jajaja