martes, 15 de julio de 2008

«Soy ustedes»

¿Por qué se le debe respeto al presidente de un país? Porque esa persona representa a todos los habitantes.

El presidente es alguien que cumple una doble función: Es un ciudadano más, igual que cualquiera de nosotros, pero además cumple el rol de representarnos a todos. Donde esté él, es como si estuviera la población de su país.

Ese rol de representarnos a todos también hace que posea el máximo poder porque sus decisiones son las decisiones de todo el pueblo al que él representa.

Cuando días atrás comentaba en Vendo chupete usado de gran valor (afectivo) y en Compro cabra urgente que la invención del dinero vino a facilitar las transacciones porque él puede representar a cualquier otro objeto también aparecía el mismo concepto de «representación».

Muchas personas aman a quien posee el poder de un presidente pero también muchas personas rechazan el poder. En este caso el psicoanálisis suele opinar que cualquier persona con poder representa a la figura paterna, esto es, a quien haya tomado las decisiones, impuesto disciplina, juzgado y castigado al niño quién —cuando se convierte en adulto— sigue odiando aquel rol de mando represor.

Y ahora desembocamos en que muchas personas pueden tener un rechazo inconciente a los «representantes con poder», y dentro de esta categoría genérica no solamente se incluyen a los presidentes y a los padres sino también al dinero (en tanto éste representa a cualquier objeto deseado).

Ésta puede ser otra causa de la pobreza patológica.

●●●

11 comentarios:

aurora dijo...

A este par de payasos es imposible tenerles respeto.

alejandra dijo...

El señor Antenor García es el presidente de mi hogar y por eso lo venero. Para mis adentros, también le beso los pies porque es un verdadero rey. Ojalá yo esté a su altura.

dario dijo...

Varias veces he perdido dinero. Salgo con un billete grande y cuando calculo lo que gasté noto que siempre me falta algo que se me extravió. El problema mayor es que mi economía no me permite este tipo de distracciones.

indalecio s. dijo...

Trabajo en un banco y mi jefe me ofreció que tome el puesto de cajero. Ahí me di cuenta que le tengo terror a trabajar con dinero. Me parece que me voy a poner nervioso y que voy a tirar cualquier montón de dinero descontroladamente.

claudia dijo...

Pienso que también el representante no solamente nos representa a todos sino que por esto mismo representa a alguno de nosotros. Por ejemplo, cuando viaja Bush a cualquier país, lo más probable que es le hagan todo tipo de actos agraviantes porque algunos norteamericanos (no todos) son belicistas, imperialistas, etc.

darwin dijo...

Me pone de muy mal humor que alguien igual que yo esté autorizado a evaluarme. No soporto a los profesores por eso y me parece que mi vida estudiantil terminará antes de tiempo porque en cualquier momento hago algo que ni yo mismo perdonaría.

delmira dijo...

Tanto mi hermano como mi padre siempre dicen que a ellos les pagan mucho menos de lo que se merecen. Dicen que los que tienen el dinero benefician a los adulones más que a los trabajadores que cumplen con todo el horario. No sé, los quiero mucho pero quizá haya algún error que están cometiendo y no me doy cuenta cual podría ser.

guido dijo...

Hace meses que leo este blog sobre la riqueza y el otro día salí del casino ganando después de mucho tiempo. No debe ser por lo que leo aquí pero capaz que me trajo suerte. Se lo quería decir. Es como dice Mirta Legran de que ir a almorzar con ella trae suerte. jajaja

jonas dijo...

El asunto no tiene tantas complicaciones como ud le pone. Lo que nos pasa a los pobres es que somos envidiosos y eso nos impulsa a la bronca y con bronca casi no se puede trabajar. Yo por lo menos no puedo. Está ahí el tema.

justiniano dijo...

Hay dos tipos de inteligentes: los que tienen la habilidad para ganar mucho dinero y los que tienen mucha habilidad para arreglarse con poquísimo. A su vez, también hay dos tipos de idiotez: La de los que necesitan de todo para poder vivir y la de los que no tienen ni idea de como ganar un peso.

salome dijo...

Los genios que tienen mucho poder me hacen sentir una gusana y por eso es que no puedo levantar cabeza y vivo ganando cerillos apagados.