jueves, 10 de julio de 2008

Mi talento es vivir en sueños

Cuando el actual presidente de Brasil, (Luiz Inácio Lula Da Silva) era presidente del Partido de los Trabajadores, le hizo la vida imposible a los empresarios pero cuando se convirtió en presidente del país supo cómo beneficiar a sus antiguos enemigos de clase.

Este hombre de casi 63 años comenzó muy abajo y su talento le ha permitido llegar a ser reelecto en uno de los países más poderosos del planeta. Es sabido que carece de algún título universitario y que para llegar al poder recibió el ataque más agresivo y deshonesto de los medios de prensa pertenecientes a sus opositores.

Se trata de un pésimo ejemplo. No es para nada frecuente que una persona pueda migrar de las clases más bajas a la máxima magistratura de su país.

El caso de este hombre es tóxico en la mente de una mayoría de personas que sueña con que «si Lula pudo, ¿por qué no yo?», y a partir de ahí comienza a elaborar su estrategia preocupándose por no tener ningún título universitario, asegurándose de partir de la clase socio-económica más baja y tratando de combatir con la mayor agresividad posible a quienes podrían ser sus empleadores.

También puede pensarse que esta gente está engañándose concientemente. En realidad no tienen ningún interés en progresar, en luchar, en poner su vida en riesgo, en sacrificar horas de sueño, en olvidarse del ocio y —por el contrario— disfrutan soñando con que tienen el talento de personas tan excepcionales como lo fueron Pelé, Maradona o Mozart.

●●●

15 comentarios:

maria dijo...

¿Qué pasa? ¿Todos los talentosos son hombres?

yeray dijo...

¿Sabían que el apodo Lula lo incorporó legalmente al hombre porque la normativa de la central obrera de Brasil prohibe el uso de apodos entre sus dirigentes?

moises dijo...

Lo que me hizo mucho daño fueron los comics. Recién ahora con tres años de terapia cognitiva conductual estoy saliendo de los superpoderes que pensaba tener y que sistemáticamente me metían en cada fracaso de ópera.

teobaldo dijo...

Parece mentira pero una de las cosas que más me gustan de Lula es que no tiene un título universitario.

andre dijo...

Collor de Mello era un flaco hijo de mil puta que hasta compró a un empresario más hijo de puta que él para que se prestara a un autosecuestro echándole la culpa a Lula. Antes de las elecciones "lo liberaron" y por supuesto que salió haciendo las declaraciones que más servían para perjudicar al Partido de los Trabajadores.

erico dijo...

Tengo que hacer un esfuerzo para no enojarme con el licenciado cuando dice que el de Lula es un "pésimo ejemplo". Sin embargo entiendo que su razonamiento no intenta mellar el valor de un grande.

silvestre dijo...

Siempre estoy viendo círculos viciosos por todos lados y ésta no es la excepción. Me parece que los tipos geniales provocan en una mayoría la creencia en que pueden seguir su ejemplo y para lograrlo hacen cosas que los hunden cada vez más aumentando así la grandiosidad del genio.

La naturaleza es sabia (o una hija de puta como Collor de Mello - jeje)

nicolas dijo...

Nunca hay que dejar de tomarse las licencias reglamentarias de nuestros respectivos trabajos. Estoy seguro de que ese cambio de rutina es propicio para que a uno se le ocurran ideas diferentes y pueda ir mejorando.

Si hay un ejemplo tóxico para los pobres que queremos dejar de serlo es la fábula de la hormiguita que llega a algo gracias a que se mata trabajando cuando otros descansan.

El trabajo de hormiga sólo le resuelve el problema a las hormigas y A NINGUN OTRO INSECTO MÁS. Mucho menos a un ser humano.

maría dijo...

No sabía que la gente más talentosa tenía título universitario.

martín dijo...

¡Cuántas Marías en la vuelta! ¿Son todas vírgenes? Chiste malo, ya sé.
A la segunda María (que ojalá sea Mª Magdalena) le digo que conozco talentosos y talentosas sin título universitario. Podría dar nombres pero no viene al caso y es una lista demasiado larga.

adelaida dijo...

Yo creo que es más fácil migrar de la clase media a las clases más bajas de tu país (de mi país, que puede ser también el tuyo, en ese caso seríamos compatriotas)

la consejera dijo...

Hoy mi vecina me dijo que el disgusto provoca cáncer. Hace unos años un médio homéopata me recomendó no acumular disgustos y hace unos meses en un curso de psicosomática, la profesora afirmaba lo mismo. Todo esto son teorías, pero por las dudas no se disgusten. Y si se disgustan hagan algo que no los perjudique.

ramón dijo...

Lula pudo justamente porque partió de las clases bajas.

osvaldo dijo...

No Ramón, Lula pudo porque era talentoso y talentosos o inteligentes, capaces, hay en todas las clases sociales. Lo del título universitario pienso que no está demás pero no es imprescindible.

elena dijo...

Colega, el ocio es parte de la salud, yo se que usted lo sabe, pero se ha puesto tan extremista que me hace ver la vida como un calvario lleno de sacrificios, luchas y riesgos de vida. Aunque eso de poner la vida en riesgo, si vale la pena, está bueno.