martes, 1 de julio de 2008

«Me engaña haciendo lo inevitable»

Pregunta Leonor: — Estimada Luzmarina, tengo un crío de 18 meses y estoy embarazada de 6 semanas. Mi marido está llegando cada vez más tarde y trae olor a un perfume de mujer. Lo seguí y lo vi tomando un café con una rubia. ¿Qué me aconsejas?

Responde Luzmarina: — Querida Leonor, sí que tienes serios problemas. Estas desconfiando de tu marido y han comenzado a atormentarte los celos. Seguramente comenzarás a tratarlo de tal forma que termines creando la situación que quieres evitar: que se desenamore de ti.

Este consultorio sentimental contiene una historia repetida hasta el cansancio. ¿Por qué se repite tanto?

Según mi humilde opinión, hay por lo menos dos motivos.

1) El ser humano —y especialmente el varón—, no es monógamo. La cultura ha impuesto esta norma como si fuera natural pero es totalmente artificial. Existen algunos casos que podrían hacer creer que es posible la monogamia y efectivamente lo es, pero no se han evaluado aún a costa de qué.

2) El predominio del varón —simplemente por su mayor fuerza física— ha establecido en nuestra cultura otra condición artificial y es que la mujer suele no tener independencia económica. Cuando la posee, los problemas como el de Leonor pasan a tener la mitad del dramatismo y quizá se puedan resolver sin consultar a Luzmarina.

●●●

13 comentarios:

vanina dijo...

No quiero tener que trabajar como una burra para mantenerme pero me da miedo que mi marido se enamore de otra y me abandone porque ya no le gusto.

Me corrijo: no es que me de miedo, ESTOY ATERRADA.

griselda dijo...

No hay salida, creo que tenemos que ser autosustentables (como se dice ahora de casi cualquier cosa).

claudia dijo...

La vida sin problemas no existe, pero todo es mejorable. La tecnología está emparejando a los géneros. Estoy volcada al teletrabajo porque me parece que esa es una solución auténtica aunque aún no logré todos los ingresos que puedo llegar a tener para estar "autosustentable" como dice Griselda.

Gracias

cecilia dijo...

Hace unos años que con el pretexto de colaborar en los gastos de la familia logré convencer a mi marido que me dedique a los negocios inmobiliarios desde mi propia casa. No desatiendo nada pero me volvió la tranquilidad de saber que si él algún día me abandona, no tendré que odiar al padre de mis hijos porque me provocó un daño irreparable. Me estoy vacunando.

estela dijo...

El amor puede ser más intenso cuando se mezcla con la necesidad y la dependencia. Esto es mentiroso. Una a veces no se da cuenta de que está conviviendo con el amo que le da de comer aunque en el fondo el vínculo no es más que pura resignación. Deberíamos decir: "a mi marido lo amo con todo mi estómago" y no con todo el corazón como se dice románticamente.

hector dijo...

¿Puedo opinar? Miren que soy varón eh! Uds tienen útero y senos chiquillas, no se olviden de eso. Son las responsables de la reproducción y no se pueden hacer las distraidas. Nadie les prohibe que sigan soñando.

maristela dijo...

Tengo una precaria independencia económica pero que me permite acostarme con quien quiera sin tener que rendirle cuentas a nadie.

bernardo dijo...

Hector, estuviste un poco duro. No puedo acompañarte en esa, pero sí digo que me amarga la vida no tener sexo con todas las mujeres que se me están ofreciendo día tras día a pesar de no ser la Tota Santillán. jajaja

helen dijo...

Me gusta tener varios amantes. Sobre todo irlos conociendo de a poquito, profundizar la relación. Si todo sale bien se convierten en grandes amigos con los que además comparto la intimidad del sexo.

gregoria dijo...

Tener relaciones sexuales enriquece la comunicación que luego tengas con esa persona en otros ámbitos.

juana dijo...

adoro disfrutar las diferencias del cuerpo de un hombre con respecto a otro. Son todos distintos y cada cual tiene un encanto único

daniel dijo...

Un error que veo comunmente es confundir los celos con el amor. Si el amor es procurar la felicidad del otro, no hay nada más reñido con el amor que los celos.

andrea dijo...

Soy muy feliz teniendo relaciones sexuales con hombres y mujeres. Algunos me tildan de promiscua, pero yo no me siento así. ¿Cómo puede ser negativo el placer y el cariño?