jueves, 14 de agosto de 2008

La señora Lirio de los Campos

Copio y pego de la Biblia (Nuevo Testamento)

Mateo 6:25-27
“Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?”

Así les hablaba Jesús a sus discípulos, tratando de que entendieran que lo único importante en la vida de un ser humano es adorar a Dios y que todo lo demás viene solo.

De hecho su prédica consistía en reformular la escala de valores de sus oyentes. Agregaba la información de que nosotros somos la especie más amada por el creador y permanente gobernador de todos los asuntos terrenales. Terminaba afirmando que todo esfuerzo es vano porque nadie podrá agregar un sólo día a su vida (añadir a su estatura un codo).

Todo hispanoparlante conectado a Internet está influido por esta prédica, aunque se sepa ateo radical. Descalificar esta doctrina sería un autoengaño. Podremos estar en desacuerdo concientemente, pero de que estamos influidos por esta tradición milenaria, no tengan duda.

Entonces, así como un ciego puede tener una vida plena si sabe cómo compensar la pérdida de un sentido tan importante como el de la vista, todos tenemos que saber cuál es la influencia ideológica que hemos recibido y que nos induce a copiar las formas de vida de aves, animales y plantas así como también entender por qué a veces nos creemos seres superiores y nos sentimos indignos cuando tenemos que trabajar, sudar, preocuparnos, ahorrar, y otros bajezas que no se merecen los hijos predilectos de Dios.

La vida en sí es una lucha, pero con esta prédica instalada en nuestros intelectos, tenemos que enfrentarnos a las dificultades cotidianas como si tuviéramos una mano atada o estuviéramos ciegos sin saberlo (que es aún más grave que sabiéndolo).

●●●

18 comentarios:

anibal larramendi dijo...

Para mí no debería leerse en forma lineal. Es una metáfora tanto como eso de que nadie puede superarse un codo. Pretende convencer sobre la inconveniencia de la ambición exagerada.

ubillos dijo...

Cuando alguien dijo eso que se escribió en el Nuevo Testamento, el mundo era otro. Lo que se diga hoy sobre el PBI de España seguramente no tenga ninguna validez dentro de dos mil años.

azucena dijo...

No entendí qué tiene que ver el ciego que se las arregla con la ceguera para vivir aceptablemente.

candido dijo...

Las descripciones de Dios que me han llegado han sido contradictorias y lamento comunicarles que me parecen todas muy tendenciosas. Si a eso agregamos que nunca nadie lo vio, entonces es más fácil creer en los OVNIs.

evangelina dijo...

Este pasaje de Mateo siempre me resultó muy confuso. Lo que interpreto es un llamado a la solidaridad, la paz, el amor y entonces, siendo un buen tipo, te va a resultar más fácil conseguir trabajo, mantenerlo y sentirte feliz aunque ganes poco porque la fuente de tu alegría será el crecimiento espiritual.

raúl dijo...

En el mundo que vivimos no se puede vivir como cristiano, a menos que se haga una mezcla similar a la que hicieron nuestros aborígenes latinoamericanos para congraciar sus creencias con las impuestas por los jesuitas.

rosalinda dijo...

Lo que dice la Biblia es que no os afaneis, del verbo afanar.

matilda dijo...

No sé si alguno adorará a dios, pero los linyeras son los únicos que siguen al pie de la letra ese predicamento.
Qué pena. Imaginaba el paraíso con un perfume agradable.

dalerio dijo...

Las palabras de Mateo quieren decir que tenés que preocuparte pero no demasiado. Que tendrás para comer pero no demasiado. Que podrás andar vestido pero no vestirte. Que tendrás donde dormir pero no una casa. Que de alguna manera te las vas a arreglar para trasladarte de un lado al otro. En fin, que siendo bueno te vas a arreglar con lo imprescindible y no vas a distraer tu energía.

gustavo alonso dijo...

No estoy de acuerdo con Dalerio. En el pasaje citado dice que vivas en la Tierra pero como si estuvieras en el Cielo. Un disparate por donde se lo mire. Si no nos esforzamos el mundo desaparece, la vida se termina.

andreína dijo...

Iba a decir que mi tío es uno de esos tipos que piensa que las cosas llegan solas pero no es cierto. Él juega a la Lotería y otros juegos de azar.

bajita dijo...

Me desilusionó eso de que no se pueda agregar a la propia estatura un codo.

vida verde luz dijo...

El sapo Ruperto es muy creyente, un detective que no afana y tiene una gabardina preciosa. Es una creatura de dios, igual que las aves o las flores del campo. No un asqueroso humano infractor.

malosa matosas dijo...

Para que un ciego tenga una vida plena tiene que desarrollar múltiples habilidades. Si el ciego no se afana se lo comen las ratas. Por eso a Jesús le gustaba curar a los ciegos, sabía que algunos se tomaban demasiado en serio sus prédicas.

ratatouille dijo...

Mi abogado se ha visto inducido a copiar la forma de vida de las aves. Es un halcón.

rosario dijo...

He decidido despreocuparme por las bajezas ordinarias de la vida. Ahora le dedico más tiempo a la oración. Sobre todo cuando mi marido se va a trabajar y disfruto del silencio lleno de la presencia de Dios.

omar dijo...

Nos la puso bastante difícil para ser los predilectos.

avelino dijo...

No hay que esforzarse pero la vida es una lucha. No hay que esforzarse pero debes amar con el estómago vacío.