sábado, 2 de agosto de 2008

Odio tu felicidad

Es «políticamente incorrecto» ser envidioso y vengativo. Me corrijo: Es «políticamente incorrecto» mostrarse envidioso y vengativo.

Lo censurable es que uno deje ver esa condición natural. No queda bien la desnudez y no queda bien mostrar estas cualidades, tan naturales como la vagina o el pene.

¿Qué hace la publicidad? Pues nos muestra gente envidiable y nos estimula para que (¿vengativamente?) nosotros también tengamos eso que envidiamos en los modelos mostrados por la publicidad.

“¡Mira qué feliz está esa mujer de cuerpo perfecto y que nos sonríe mientras tironea de una manija atada a un resorte!”, “¿Por qué esa desgraciada sigue tan bien peinada mientras fríe papas con el Aceite Primor (sin Aromaticina)?”; “... y ese flaco estúpido que se gana las miradas de todas sólo por emborracharse con Cerveza Orinol bien helada?”.

Odio, venganza, pasiones quemantes, envidias dantescas, tragedias de Shakespeare, ríos de sangre corren por nuestra mente agazapada detrás de una cara lánguida con la quijada ligeramente caída.

Después de que la envidia ha matado a más personas que las guerras —o al menos provocado arrugas irreversibles en rostros aún jóvenes—, llega el psicoanálisis para decir: No se envidia «eso» que el otro tiene y nosotros no. Lo que se envidia es la imagen de un semejante que está feliz porque (creemos que) logró no sentirse incompleto.

●●●

16 comentarios:

ruperto dijo...

Esto de ser o parecer me recuerda que algunos inescrupulosos dicen que lo importante es no ser descubierto pero que está todo bien.

Anónimo dijo...

Los anuncios de Teleshopping ¿cuánto cuestan? ¡Son larguísimos!

velasco dijo...

El chiste aquel del tipo que fue al psicólogo porque se cagaba y después comentaba que estaba mucho mejor porque ya no le importaba tiene que ver con esto en el sentido de que adminirse el odio, la sed de venganza y esas bajezas no está mal, sólo hay que saber controlarlas para que uno no termine en la cárcel.

Betty la fea dijo...

"La suerte de la fea, la bonita la desea".

leonor Rivera dijo...

Si todo el tiempo estuviéramos viendo penes y vaginas no serían tan excitantes.

Mª de los Ángeles dijo...

Si el Creador nos hizo incompletos, por algo será.

carolina dijo...

La felicidad existe por momentos.
Al cuerpo femenino le falta los que tiene el masculino y visceversa.
La vida es la otra cara de la muerte.
Entonces, envidiemos en paz.

clara dijo...

Siempre me generaron mucha envidia los ricos, pero mi religión me prohibía expresar e incluso reconocer, esa envidia.

lautaro dijo...

Tuve la oportunidad de conocer gente con mucho dinero y vi que eran tan incompletos como yo.

laura dijo...

Siempre me imagino que cuando alcance algo que quiero me voy a sentir muy bien. Muchas veces consigo lo que quiero pero al poco tiempo ya estoy buscando otra cosa .
El profe me dijo que esa era una buena definición del concepto vida.

graciana dijo...

Algunas personas desarrollan características de ambos sexos en sus cuerpos y según me han dicho en lugar de sentirse más completos se sienten horrible.

daniel dijo...

Para que no se me note la envidia alabo, aplaudo y admiro todo lo que me la provoca.

graciela dijo...

Me creía feminista y estoy dándome cuenta de que considero superiores a los hombres. Debo de estar por recibir un doctorado en envidia.

el amigo de los feos dijo...

Mis amigos armaron la banda sólo para ver si así levantaban alguna mina.

rúcula dijo...

Cuando te das cuenta que ni vale la pena competir porque hace rato que perdiste antes de la largada ¿qué hacés? ¿envidiás o te das el retiro?

selva dijo...

Una vez me dijeron que fulana era diez veces más linda que yo. Para qué tanta sinceridad ¿no?