jueves, 28 de agosto de 2008

Pérdida para no perder

Como he mencionado en algún artículo anterior, en una economía de mercado, donde los precios se regulan por la oferta y la demanda, es normal que algo muy ofrecido y poco demandado, tenga un precio bajo o que algo escaso pero muy demandado, tenga un precio alto.

Esto sucede también con los salarios. Cuando hay muchas ofertas de mano de obra en un determinado sector de la economía, es probable que se consigan salarios bajos pero que sean cada vez más elevados a medida que existan pocos trabajadores capaces de hacer una cierta tarea.

La fijación de salarios depende de muchas variables, aunque la oferta y la demanda es la más influyente en la determinación de esos valores.

Otra de las variables determinantes de esos valores es la seguridad laboral.

Los empleados públicos suelen tener salarios más bajos que los empleados del sector privado y esto suele mantenerlos en una casi constante reivindicación por mejores remuneraciones.

Una empresa privada puede irse del país, cambiar de actividad o cualquier otra decisión que implique el despido masivo de toda su plantilla. Las instituciones del estado también podrían hacerlo pero es casi imposible que eso suceda.

Si una misma tarea se paga 10 en una empresa del sector privado y 9 en una empresa del sector público, la diferencia puede estar justificada porque al trabajador público le están descontando 1 por algo que podríamos llamar «seguro contra despidos».

●●●

16 comentarios:

Jorge Mendoza dijo...

Para mí la causa principal de que los municipales ganen menos es que no hacen nada. Bien fácil!!

Héctor Saravia dijo...

En las empresas privadas existe otra disciplina que no conozco en ninguna repartición pública.

Luis Garrido dijo...

Comparto lo que dicen Jorge y Héctor pero me parece que la explicación técnica podría ser la que dice el Licenciado.

César Galípolo dijo...

Es normal que la empresas privadas despidan a alguien porque logran que alguien más barato haga lo mismo y el pobre viejo tiene que irse a ningún lado porque ya no está en edad de conseguir otro empleo, excepto que sea por muy poco dinero. En una empresa pública eso no sucede. Por lo menos en mi país (Perú).

Mirta Estrella dijo...

Me parece que los trabajadores siempre tenemos que estar pidiendo más y más salario. Es la única manera de que nos paguen lo más que pueden pagarnos y que las patronales avaras no se queden con algo que no les pertenece. La lucha debe ser sistemática y eterna.

Telma Scaffo dijo...

Te apoyo Mirta. Tienes toda la razón del mundo. Estamos como estamos porque la gente sólo espera que llegue el viernes para irse a beber y parrandear.

gustavo dijo...

¿No te parece Telma, que dos días y medio es poco tiempo para beber y parrandear?

amilcar clavijo dijo...

Por eso en Escandinavia les gustan las morochas.

angelina dijo...

Me imagino lo que le deben pagar al hombre más veloz del mundo por ser la cara de una línea de ropa deportiva.

mirta ramírez dijo...

Prefiero ganar un poco menos pero tener algo más de seguridad.

camila dijo...

Si la Municipalidad de Bs. Aires estuviese en Montevideo, sería terrible. Adoro a los uruguayos pero no para hacer trámites.

jorge dijo...

Camila, no seas bestia! la Municipalidad no es una empresa!

naty dijo...

antes había mucha oferta de mano de obra para los saladeros, no sé si tiene algo que ver pero se me ocurrió porque hace un poco viajé a vidas pasadas.

guillermina dijo...

Si pagaran por enhebrar agujas, sin lentes, después de los 40 años, los salarios serían muy altos.

julieta massini dijo...

Los laburos que exigen mayor esfuerzo, sea físico o mental, tendrían que ser los mejor pagos. Por ejemplo, los maestros tendrían que ganar una fortuna.

guzmán dijo...

La fijación de los salarios, es a un pasado remoto, en el que no estaban devaluados.