sábado, 29 de noviembre de 2008

La cotización del sudor

Cuando Dios se enojó con Adán y Eva por comer frutos prohibidos, los condenó a ellos y a todos sus descendientes (nosotros) a parir con dolor y a ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente.

Ésta también es una metonimia como otras que he mencionado en este blog: el sudor, siendo que es una parte del proceso laboral, se toma como todo él. Dios también podría haber dicho: ... ¡para comer tendrás que trabajar!

Lo que quiero resaltar es que «el sudor» equivale al trabajo y como suponemos que éste siempre es remunerado (para poder comprar el pan...), entonces también podemos entender que en nuestra psiquis «sudor» equivale a «dinero». (Sudor es una expresión metonímica de dinero).

Las personas y familias que logran ganar más de lo que gastan, ahorran. Sus ahorros suelen depositarlos en un banco confiable, por su seguridad edilicia y por la honestidad de sus dueños.

Cualquier duda sobre la solvencia del banco que cuida nuestros ahorros, eleva fuertemente nuestra preocupación y corremos a retirar nuestro dinero-sudor (corrida bancaria).

Este celo que manifiestan los ahorristas suele ridiculizarse diciendo que «el dinero es cobarde».

El objetivo de este artículo es resaltar el siguiente hecho: Si el dinero representa una parte de nuestro cuerpo (el sudor), entonces aquellas personas que cuidan la conservación de sus ahorros están cuidando la conservación de sus cuerpos y, por el contrario, quienes desprecian su cuerpo por alguna razón filosófica, religiosa o patológica, seguramente serán también desaprensivos con su dinero-sudor.

●●●

21 comentarios:

zita dijo...

Dios no contaba con el aire acondicionado.

Anónimo dijo...

Bonísima suposición. Para ser buena del todo a alguien le tendría que servir para pasar de pobre a no pobre.

Ethel Gandolfo dijo...

Le propongo algo: Encare la pobreza como un fenómeno psicosomático más.

ulrico cosentino dijo...

Yo le tengo miedo al dinero. Cuando era niño, varias veces hice compras a pedido de mis padres y siempre perdía algo de dinero. No lo podía evitar. Sigo sin explicármelo pero ha marcado mi vida.

Mercedes Solís dijo...

Una vez sentí que alguien hablaba de operaciones bancarias y operaciones en la bolsa de valores. Entonces entendí que eso me asustaba porque para mí operaciones solamente son las que hacen los cirujanos.

Patricio Mendieta dijo...

No estaría mal que algún país hispanoparlante elija como nombre para su moneda el $udor.

Tenent dijo...

Cuando $udo me pica todo el cuerpo. Es una alergia y si no soy pobre es porque mis padres no lo son.

mauricio flores dijo...

Primero lo primero. Mantengo vivo a mi cuerpo y después veo si lo cuido.

rosquita salayeta dijo...

A mi me parece que si el sudor se elimina, seamos un poquito más drásticos y eliminemos al trabajo también. Igual el 1º de mayo podemos celebrar el día de los soñadores.

la cajera dijo...

Yo me gano el pan con la luxación de mi muñeca.

sifilo pancracio dijo...

Si el sudor equivale al trabajo, entonces el trabajo me huele mal.

aspirante a conejita dijo...

Comenzaré a cuidar mi cuerpo para ver si puedo ganar dinero con él.

de protección al consumidor dijo...

El kiwi y los arándanos están prohibitivos. No los consuma si está embarazada.

Mª Eugenia recargada dijo...

¿Por casualidad Dios no esbozó una división de roles? ¿No era que ellas parirán y ellos ganarán el pan? ¿Quién fue la primera iluminada a la que se le ocurrió parir con dolor y sudar por el pan?

lía podestá dijo...

El dinero será cobarde, pero el que suda y encara es muy valiente!

pierino dijo...

Ahora todo me cierra ¿quiénes pierden 4l de agua en 2 hs? Los jugadores de fútbol y los cantantes. Los que sudan más, son los que ganan más.

patricio dijo...

¿sirve para algo cuidar la conservación de los dientes?

paloma cienfuegos dijo...

Mi familia logra gastar más de lo que gana; acredita.

bardo dijo...

¡No deposites tu dinero en el banco! A esta hora anda por el barrio el descuidista.

sergio podestá dijo...

Tengo retención de líquidos...quizás me esté poniendo muy tacaño.

la dolorosa dijo...

Mi dinero es despreciable porque cada vez vale menos, igual que mi cuerpo!