viernes, 28 de noviembre de 2008

La riqueza traidora

Vivimos en una cultura judeo-cristiana y esto significa —entre otras cosas— que tenemos ciertos tipos de creencias que para nuestra psiquis son verdades.

Las creencias instaladas en una cultura ni siquiera se comentan: simplemente se toman como datos de la realidad. Para nuestras mentes, los evangelios no son leyendas imaginadas sino textos que incluyen información verdadera.

Cuentan estas “leyendas verdaderas” que Judas Iscariote, siendo uno de los apóstoles de Jesús de Nazaret, aceptó «30 monedas de plata» a cambio de señalar el paradero del líder a quienes procuraban capturarlo y que para identificarlo con precisión, lo besó en la mejilla.

En nuestra cultura es muy determinante de nuestra moral la traición de Judas y constituye un modelo condenable.

Varias veces he mencionado que en nuestro inconciente existe un fenómeno que se llama metonimia, consistente en que una parte representa a todo (por ejemplo, hablamos de «cabezas de vacunos» cuando queremos decir «vacas»).

Pues bien, si usted busca la palabra plata en el Diccionario de la Real Academia Española (ir) podrá comprobar que en nuestro idioma significa «dinero y riqueza».

Conclusión: Algunas personas rechazan lo que recuerda la infame recompensa que cobró Judas traicionando a quien (según la leyenda-verdad de nuestra cultura) dio su vida para salvarnos. Estas personas hoy en día rechazan la plata como algo demoníaco, condenable, maligno. En su inconciente, ‘plata’ es la metonimia de ‘traición’.

●●●

24 comentarios:

Jesús Rodríguez dijo...

Soy un viejo de la época en que los hombres no nos dábamos un beso salvo entre padres e hijos. Esto me vuelve a plantear que los varones no debemos besarnos.

Armando Gates dijo...

La biblia y los refranes son nuestro sistema operativo (Linux, porque es libre y cada uno lo maneja como quiere).

Serafín Fortabat dijo...

En argentina decimos que alguien el platudo cuando tiene mucho dinero, pero lo que es más anecdótico aún es que la palabra "Argentina" quiere decir "platuda".

Pancracio dijo...

Habría que ver qué imagen pública tenía este Cristo en su momento. Que después haya sido glorificado, no quita que quizá fuera visto como un sedicioso y delincuente. La historia sin su contexto es inentendible.

Maribel Dicarlo dijo...

Si me perdona Serafín, argentino es un adjetivo usado para el sonido que se parece al que hace la plata al ser tañida. Una risa argentina es una risa clara, brillante, diáfana, sonora, alegre, franca, contagiosa, bella.

Benito Catañy dijo...

"Dime con quien andas y te diré quién eres". Si la plata es un simbolo de la miseria humana, andar con plata es ser un miserable.

clelia bustos dijo...

Los pobres son personas que tb culpan a los demás de sus penurias económicas. Todo lo hacemos con lo que no podemos. Para que simplemente no pueden hacer más de lo que hacen: desean más de lo que pueden conseguirse.

Rocío Caraballo dijo...

Este Judas era un jodido, pero me pregunto: ¿a los judíos les dicen judíos por Judas? ¡qué bronca tendrán si fuera así no?

Omara Porley dijo...

Judas se arrepintió de haber cobrado esas 30 monedas pero cuando las fue a devolver a los sacerdotes que se las había cobrado, éstos no quisieron aceptárselas y él fue y las tiró para adentro del templo. Alguien debe haberse rebuscado con este desentendimiendo bíblico.

Silvia Montana dijo...

Cuando un rico muere intestado se arman tremendas toletoles entre los que quieren repartirse lo que el muerto abandonó sin expresar su voluntad. Acá se demuestra la condición diabólica de la fortuna.

Ramiro Morresi dijo...

Hace años que lucho como un puto para poder comprarme un autito y nunca logro ni ahorrar para comprar una bocina. Esto da bronca y cada vez estoy más debilitado por la injusticia.

Vladimir Solla dijo...

En la zona donde yo vivo hay una sola familia rica y tienen tres hijas a cual más hermosa. Dirán lo que dirán, pero yo quisiera ser el novio de cualquiera de ellas aunque ni me miran porque soy pobre.

macarena furtado dijo...

Con un gran esfuerzo económico compro siempre la revista Hola sólo para ver y volver a mirar a toda esa gente que nada en dinero y que vive de fiesta en fiesta.

lautaro dijo...

Ganar una moneda de plata por cada día del mes, sería el colmo de un sueldo traicionero!

sergio obtuso dijo...

Muy bueno el artículo. La plata como metonimia de la traición en una de las leyendas más significativas para occidente. Más claro, póngale agua.

osvaldo puentes dijo...

Me gusta ganar mucho dinero y ser buen cristiano. Yo no encuentro contradicción en eso.

adela herrera dijo...

Yo no me dejo besar por cualquiera, cada vez andan más Judas sueltos.

carolina migues dijo...

Tal como Jesús aparece representado en las pinturas, era un hombre muy agraciado, aunque de una masculinidad poco definida.

johan dijo...

¡Qué fina Carolina! Decí que parece medio puto, qué tanto gre-gre!!

rúben papaleo dijo...

Cuando veo la foto de mi mujer en el escritorio, enseguida pienso en el imperdonable error que cometía al casarme, en el hijastro sucio y vago que heredé, en la caniche con cara de vieja loca y anoréxica, en las navidades en lo de mi suegra, en las lolas de silicona que todavía estoy pagando...y me pregunto ¿si elimino el retrato, podré evitar tener tan a menudo esta lluvia de ideas?

hernandarias dijo...

Los que vivimos en el Río de la Plata llevamos en nuestros genes la desilusión de los navegantes españoles que encontraron caníbales en lugar de metales preciosos.

paty dijo...

En lugar de rechazar la plata habría que rechazar la traición y dejarse de metonimias!

lorena berrutti dijo...

Para mí que decimos cabezas de ganado porque esa es la única parte que no nos comemos.

seré curiosa dijo...

Gracias por permitirnos entrar en el Diccionario de la Real Academia. La próx. déjenos entrar en el real dormitorio de su casa.