viernes, 7 de noviembre de 2008

La pobreza no patológica

La obtención de buenos ingresos tiene aspectos negativos. La riqueza en general los tiene. El más notorio es que existe una proporcionalidad entre la fortuna y la responsabilidad. Quienes más poseen, más tienen para perder.

Comento algunos ejemplos. Si a un espía le raptan a un ser querido, puede llegar a perjudicar los intereses del país para el que trabaja. El perfil preferente para estas funciones tan especiales debe incluir un escaso o nulo nivel de relaciones personales en términos afectivos y un fuerte desapego por los bienes materiales.

Hay quienes opinan que en el periodismo es necesario tener salarios bajos porque es de la única manera que pueden ser libres de escribir lo que tienen que decir, sin estar acobardados por el riesgo de perder un salario alto.

Cuando la televisión entrevista a las personas que viven en la calle, podemos entender que prefieren la dureza de esas condiciones a tener que soportar las restricciones asociadas al confort (compromisos, pagos, obediencia a normas de convivencia rígidas, disciplina).

Estas tres consideraciones son buenos ejemplos de como la pobreza puede ser un camino hacia un cierto tipo de libertad y que no tenga por qué ser calificada de patológica ya que responde a una opción personal (siempre y cuando no incluya el propósito de constituirse en una carga para el resto de la sociedad).

●●●

13 comentarios:

cervantes dijo...

¿En qué quedamos? Ud está a favor o en contra de la pobreza. No lo entiendo.

Alberto Sosa dijo...

Tengo un trabajo que me lo pagan según lo que yo produzca, pero no me exigen ni un máximo ni un mínimo.

Ojalá nunca lo pierda porque mi ambición es muy ciclotímica.

Carlos Santana dijo...

Tengo 38 años recién cumplidos y hasta ahora siempre quise estar en la vereda de enfrente. Mi desconformidad pensé que a esta altura de mi vida se habría desvanecido, pero no me curo más. Soy un crónico. Me voy a tener que dializar el cerebro (Dios no permita).

Amelia Prieto dijo...

Yo encontré en Dios la respuesta a todas mi preguntas y las soluciones a todos mis problemas. Me llevó años darme cuenta, pero ahora sé que llegué y sólo me dedico a cumplir sus órdenes y a disfrutar de esta vida.

justino amézaga dijo...

En los Peirano la proporcionalidad entre la riqueza y la responsabilidad estaba alterada.

lolo dijo...

Para ser espía hay que estar bien enfermo, mismo!

gastón vasconcellos dijo...

¿Por qué la ambición parece que estuviera flechada? Cuando hablamos de ambición siempre va asociado a lo económico. ¿Y para las otras ambiciones, las de orden espiritual, qué palabra se usa?

grafito paredes dijo...

Tengo mucha riqueza pero no la poseo.

servando rosello dijo...

Para algunos la disciplina necesaria para mantener un nivel de vida excento de carencias materiales, se tiene incorporada, se vive con naturalidad. Para otros, que no han incorporado esas reglas de convivencia, resulta algo insoportable de sobrellevar.

matías acosta dijo...

¡Qué oportuno su artículo! Para el año que viene pensaba inscribirme en un curso de periodismo...

osvaldo rizzo dijo...

Trabajé un corto tiempo en una ONG que propiciaba instrumentos de salida para mujeres en situación de calle. Lo primero a destacar es que son más las personas en situación de calle que las que viven en la calle. Los que por diversos motivos se han quedado sin techo no son personas que carezcan de parámetros para la convivencia o que desconozcan la disciplina.

antonella rieles dijo...

Estaba pensando que quizás mi marido sea espía. Ahora me cierran muchas cosas.

Hebert dijo...

Diagnosticada la patología, en lo cual estamos de acuerdo, sería bueno fijarnos el objetivo, que no puede ser otro que intentar hacer algo por su cura. Para ello, esta bueno hacer pensar, remover conciencias, creencias, inercias, etc. Hay que elevar algunas anclas culturales que nos fijan al fondo, libermos los lastres de la tabla rasa y de la igualdad sin fundamentos, cambiemos estos parametros por ACTITUD Y EQUIDAD. Dejando en claro, que esta última solo tiene que ver en cuanto a los derechos no así, a las obligaciones, que sin duda, no son iguales para todos, ya que no es lo mismo gobernado que gobernante... Perdon, por la extension, me entusiasme... y el del artículo es Ud.!!