jueves, 2 de abril de 2009

¡Qué suerte para la desgracia!

Hoy juntaré algunas ideas para formar una síntesis.

En el artículo titulado Pobreza epidémica menciono la clásica imagen del burro que avanza tratando de alcanzar una sabrosa zanahoria que por estar atada a su lomo, nunca podrá alcanzar.

¿Qué representa esa anhelada zanahoria? Representa nuestra fantasía de llegar a una satisfacción completa y definitiva, el Paraíso, el Nirvana, el Cielo, la vida intrauterina.

En casi todos los países existe alguna forma de lotería que ofrece un premio mayor tan grande que el que tenga la «suerte» de obtenerlo, podrá dar por terminada su fatigosa tarea de ganarse la vida.

En un artículo anterior titulado El dinero o la vida, digo que una existencia es patológicamente pobre tanto si padece carencias excesivas como si cuenta con tantas satisfacciones que se queda sin necesidades y deseos que la estimulen.

Por lo tanto la vida funciona siempre que estemos en una contradicción, en un doble discurso, en una incoherencia. Por un lado queremos solucionar todas nuestras necesidades y deseos y por el otro reconocemos que sin ellos la vida dejaría de funcionar.

No sé si será casualidad o causalidad, pero cuando digo que todos nuestros problemas se terminarían si tuviéramos la «suerte» de ganar en la lotería, la palabra «suerte» sólo se diferencia por una letra de la palabra «muerte».

●●●

25 comentarios:

Luis Güemes dijo...

A esta altura de mi vida si algún día gano el premio mayor, sólo se tratará de una devolución de todo lo que he apostado.

Viccario dijo...

Aunque su síntesis no es gran cosa quiero dejar dicho que la mayoría de los analistas lo único que saben hacer es analizar, pero pocas veces sintetizan.

Amparo Szuster dijo...

Interesante el tirón de orejas de Viccario y lo asocio con que cuando somos chicos, los varones por lo menos, somos fanáticos de desarmar cosas pero luego no sabemos armarlas (sintetizar).

B. Ricci dijo...

Cuando ese niño del que habla Amparo llega a hombre sabelotodo, descubre que el fabricante siempre puso piezas de más (tornillos, arandelas, tuercas, juntas). Ellos logran "mejorarlo" y abaratarlo (por todo lo que les sobra").

Carlitos Soto dijo...

Gracias 1000 por su recomendación, pero déjeme igual sacar a la lotería porque sabré bien qué hacer con tanto dinero para que no me haga daño. Se lo prometo!

Tobías dijo...

Ah, muy bien doc! Estáis validando a los quejosos! Es muy bueno quejarse, estar en desacuerdo, protestar, gritar, hacer huelga, piquetear las avenidas, prender fuego cubiertas de caucho, armar jaleo. ¡¡¡¡Eso es vida carajo!!!!

Melba Xavi dijo...

Te lo digo de otro modo que también es cierto: cuando se termina la suerte viene la muerte.

Saludos a todos y a todas.

Heriberta Vignone dijo...

Si la desilusión y la frustración son tonificantes, entonces es muy bueno comprar números para la lotería Y LUEGO NO GANAR!!!

Jorge Leinweber dijo...

Fui muy pobre y hasta pasé hambre. Hoy tengo resuelto ese gravísimo problema y me desconcierta ver cómo mi hija casi no come para mantenerse en forma.

Cosme da Luz dijo...

¿Un paraíso después de la muerte? ¿Me dan garantía? ¿A no? Entonces no compro. ¡Gracias!

Imanol Crovetto dijo...

La vida funciona por un movimiento del tipo contracción/expansión. Como el del corazón o el de los pulmones. Estamos mal/estamos bien. Es como si latiéramos (o respiráramos) bienestar/malestar. Pero atención con lo que voy a decir ahora que cambiará el ritmo de vuestras vidas: En cada momento de cambio, hay un instante de detención, o sea que permanentemente estamos muriendo y resucitando. ¿Lo ven? ¿Interesante no?

Lucila Bonino dijo...

Le envié este artículo a mi marido que está viajando para que vea que mi doble discurso, mi incoherencia, mis cambios de humor, no se deben a que sea "una histérica de mierda", sino que SOY NORMAL!!!

Mariela dijo...

Muy bien, como no creo en la suerte, tampoco creo en la muerte.

CHECHU dijo...

NO SOPORTO A LA GENTE QUE HABLA DE CAUSALIDAD.

Amparo dijo...

La suerte es inestable y escurridiza, en cambio la muerte es rotunda y definitiva.

Eliseo dijo...

No me asuste que vengo teniendo una suerte de locos y ya me acostumbré a ganar.

Jaime Cuello dijo...

Si por arte de magia se solucionaran todos mis problemas, seguro que en tiempo record renuevo el stock.

Juan Arabi dijo...

¿Contradicción, doble discurso, incoherencia? Ese es el problema de todos los que no son fundamentalistas.

Ricardo Sampayo dijo...

Todos los días elijo subsistir pero aún no me gano la vida.

Felipe dijo...

¿Con qué puedo alimentar a mis deseos?

Rosa Rojas dijo...

La palabra "suerte" se diferencia en una sóla letra de la palabra "fuerte", y la verdad que tengo suerte de tener un novio que esté tan fuerte.

Noemí dijo...

Ud junte las ideas que yo junto los billetes.

Patricio Jubileo dijo...

Ya no tengo que ganarme la vida así que comenzaré a vivir!!

Jorge Rivera dijo...

Me gustaron más los comentarios que el articulo en si.
en especial me gustaría resaltar este:
"Si por arte de magia se solucionaran todos mis problemas, seguro que en tiempo record renuevo el stock."
y es que es muy cierto, los problemas no radican en los problemas en si, sino en nosotros, aunque resolvieramos todos nuestros "problemas" inmediatamente tendriamos nuevos. Lo que para alguno es un problemas para otros es una oportunidad, todo depende del punto de vista particular de cada persona, o en otras palabras: "todo depende del cristal con que se mire".

Salu2 a todos y suerte.

PD: La suerte no existe, cada uno construye la propia.

MUERTEVIDEANOS dijo...

No se si es peor decir que se tiene "Suerte" o darle "gracias a dios" por todo, cada uno se fabrica sus propios sueños y se calza lo místico como un par de medias. Si gano la lotería me compraría una casa, un playstation 2 y jugaría hasta quedarme muerto en el sofá...¡Eso es ser felíz!