sábado, 3 de mayo de 2014

El espacio habitable



 
El video y este artículo intentan comentarles sobre la compra de nuevos elementos para nuestra casa, haciendo hincapié en que no solo tenemos que desembolsar dinero para realizar esa compra sino que también tenemos que privarnos del espacio que habrán de ocupar.

Por algún motivo este tema es pocas veces tenido en cuenta. Si usted oye el video asociado y lee este artículo quizá pueda comenzar a percibir lo que hace años que conoce bien.

Me refiero a un fenómeno también económico, esto es: el espacio disponible dentro de su casa.

Cuando varias personas viven juntas, cada uno suele tener su propia sensibilidad hacia los espacios de circulación. Cuando una persona vive sola puede no darse cuenta cuánto mejor estaría con menos muebles o electrodomésticos.

También tenemos sensibilidades diferentes para la cantidad de ventanas, cortinas, cuadros, alfombras, espejos, adornos, puertas, colores, combinación de colores, texturas de paredes, de tapizados, de maderas.

Nuestra casa suele estar como la encontramos o como se fue arreglando a lo largo de los años. Si nos acostumbramos a como está no siempre disponemos del mayor confort que podemos recibir de lo que ya tenemos.

En pocas palabras, el video y este artículo intentan comentarles sobre la compra de nuevos elementos para nuestra casa, haciendo hincapié en que no solo tenemos que desembolsar dinero (por única vez) para realizar esa compra, sino que también tenemos que privarnos del espacio (para siempre) que habrán de ocupar.