viernes, 17 de octubre de 2008

El oficio de «vividor»

Para el niño, una gratificante vida familiar incluye ser atendido en sus necesidades materiales y afectivas. Cuando él se siente conforme con estos suministros, ama a quienes se le presentan como sus proveedores.

Cuando los adultos pensamos sobre estos asuntos, nos resulta sencillo entender que el pequeño pueda amar a quien le da comida (preferentemente postres), le quita el frío, le alivia los dolores, sin embargo la observación de los suministros afectivos es más compleja.

Uno de los obstáculos intelectuales mayores surge de nuestra afectividad que no puede evitar el recuerdo emocionado de aquellas vivencias infantiles propias.

Los recuerdos personales incluyen la suposición de que siempre fuimos amados porque sí, porque nuestra existencia generaba ese sentimiento. Suponemos que tuvimos el poder mágico de provocar todo eso que hicieron por nosotros. En términos adultos: Nos ganamos lo que mamá nos dio porque trabajamos “siendo” (como si «ser» fuera un oficio, una actividad, un trabajo remunerable), es decir, que el sólo hecho de existir fue nuestro primer trabajo que le daba satisfacción a alguien que nos pagaba atendiendo nuestras necesidades y deseos.

¿Qué nos sucede cuando llegamos a la adultez? Algunas personas siguen pensando que pueden ser atendidos por el único motivo de «ser». Así vemos que muchos empleados públicos, profesionales, artistas y pordioseros, andan por la vida esperando que los mantengan a cambio de nada, pues continúan creyendo que aquel poder mágico de lograr las atenciones de mamá, están vigentes y la sociedad debe hacer lo mismo que mamá: mantenerlos.

●●●

19 comentarios:

Cecilia Motta dijo...

Me rechina su gerga mercantilista para tratar temas afectivos. Me parecen inadecuados.

Carla Montes de Oca dijo...

En mis lecturas sobre psicoanálisis, parece que ud habla de cuando el niño siente ser el falo de la madre, es decir, aquello que la llena de felicidad porque le hace creer que "está completa".

Esteban Lacurcia dijo...

El psicoanálisis es bueno como para desaprender lo que vinimos creyendo y entender lo que ahora (los adultos) nos está pasando.

Amaranto dijo...

Es cierto, ahora que lo menciona, a mi me quedó la sensación de que yo tengo un don (que agradezco a la naturaleza) de provocar en mis padres un incontenible deseo de darme todo lo que necesito. No concebía otra forma de vivir.

Cándido Craft dijo...

Aun siendo adolescente, recuerdo que alguna vez le exigí a mis padres que tenían de darme (no recuerdo qué).

Rosalinda Cambre dijo...

Es ingenioso ese de "trabajar de ser". Nunca entiendo estas frases raras, pero esta la capté bien.

Batuque dijo...

Averigüé quien es ese Tin-Tan que jamás oí nombrar y, según mi abuela, era un mexicano imbécil, del estilo de Jerry Lewis pero más tarado.

Arnaldo D'Andrea dijo...

Aunque lo tenía muy olvidado, pero alguna vez reconocí que los niños son mezquinos, y que todos lo fuimos verdad?

Violeta Cisneros dijo...

Arnaldo mi amor: Fuimos o seguimos siendo mezquinos?

(Me gustó tu nombre porque me recuerda a Arnaldo André que lo amo)

Rebeca Garrido dijo...

Ud es bst lanzado: puso en la misma línea a profesionales y pordioseros. Más de uno se enojará seguro.

Nancy Antela dijo...

Si hablamos de ofensa, a mi me molesta un poco bastante que ponga que la pobreza es curable, porque yo soy pobre pero no enferma.

Eugenia Toro dijo...

Siempre me siento una niña cuando leo que alguien dice cosas tan revolucionarias y asegurándolas como si fueran verdad.

Luis Miguel dijo...

Es normal que todos tratemos de no perder nunca los servicios maternales que alguien quiera darnos. Uno los busca, si no los llega a encontrar, entonces busca otra cosa. Pero siempre eso primero.

Pascual Quintas dijo...

Para poder investigar en psicología, es imprescindible tener las emociones muy conocidas porque la subjetividad puede ser enorme y distorsionante de lo que se pueda observar.

matter escolatium dijo...

Y sí. La escuela por ej. Para algo pago los impuestos. Ahí me los tienen que atender, sino para que están. Desayuno, almuerzo, tiempo completo, computadora, profe de gimnacia, inglés, psicóloga, asistente social, odontóloga. Y digo yo...lo más práctico es que como antes, las vacunas las den en la Escuela.

ruperto de terror dijo...

Es muy bueno que hayan bibliotecas barriales. Es muy importante. Lo que no entiendo es por qué no las atienden bibliotecólogos/as o funcionarios que demuestren cierta afinidad con en el oficio. Si fuese gente capacitada, funcionarían como promotores culturales, pero así como estamos... ¡ta difícil vió!

nahuel dijo...

Durante varios años atendí a mi novia por el sólo motivo de ser; de ser hermosa, toda ella.

gregorovius dijo...

Deje tranquilo a los pordioseros que ellos no piden nada y los andan molestando, con que "venga al refugio", "no me estropee el paisaje", "sería mejor que no meara las paredes de la Biblioteca Nacional" y cosas por el estilo.

florencio tristán dijo...

No entiendo, Jesús dijo que los lirios del campo no necesitaban preocuparse por nada porque el padre los alimenta y les da el mejor vestido, y que si eso hace por una florcita, imagine ud. lo que hará por un ser humano construído a su imágen y semejanza. Entonces yo me quedé esperando los vestidos de lirio, porque el Señor, Padre, me ama sólo por ser. Y entonces me quedé esperando el pan, pero el Señor, Padre, me mató de hambre, se me cayeron los dientes y huelo a cualquier cosa menos a lirios. Por creer y esperar, ingresé en este estado, y así, ud. comprenderá, nadie me da trabajo, justo ahora que comprendí que debía dar para recibir.