viernes, 3 de octubre de 2008

Los espermatozoides son monedas

Comparo mi billetera con mi escroto (bolsita de piel donde se alojan los testículos). Me parece que compararlos me ayuda y quizá a usted le sugiera alguna idea útil.

Los testículos generan semen rico en espermatozoides y cada cierto tiempo tengo un intenso deseo de fornicar y volcarlo en una vagina.

Yo (como si fuera un testículo económico) trabajo para generar dinero y cada cierto tiempo tengo un intenso deseo de usarlo haciendo cosas productivas con él.

El volcar el semen en una vagina puede disparar un proceso reproductivo que genere un nuevo ser (embarazar).

El gastar dinero en actividades productivas puede producirme un alivio de mis necesidades (comer, abrigarme, etc.), de mis deseos (divertirme, ayudar, etc.) y hasta propiciar nuevas oportunidades de ganar más dinero (invertir, crear una empresa productiva de algo que me dé nuevas ganancias, etc.).

Esta comparación me alegra porque disfruto fornicando como todo el mundo y disfruto gastando dinero en forma productiva.

Mi actividad económica está asociada a la sexualidad y se complementan mutuamente: En ambos casos me siento productivo y reproductivo.

●●●

22 comentarios:

Cipriano Laborde dijo...

Yo comparo a la actividad sexual con la actividad sexual. La del lunes con la del martes, etc.

Raquel dijo...

Es obvio que los hombres y las mujeres nunca podemos pensar parecido. Yo acepto la sexualidad como parte del intercambio amoroso y ellos sólo quieren mi cuerpo y no se interesan en ningún tema que yo pueda plantearles.

Esther Podestá dijo...

Los hombres muy productivos suelen ser también insaciables sexualmente. Me parece que eso fue lo que entendieron de Clinton para tolerarlo cuando tuvo el affaire con Mónica Lubisnki.

Etel dijo...

Me sucede lo mismo que a ti Raquel y pasé mucho tiempo asqueada por este estado de cosas, pero ahora renuncié: ¡Qué hagan lo que quieran conmigo! No puedo prescindir de esos malditos.

Federico dijo...

Quizá yo también tenga asociadas la sexualidad y el dinero pero los tengo separados en la semana: domingos de tarde una y el resto de la semana el otro.

¿Estoy un poco desbalanceado verdad?

Alberto Dupont dijo...

Este artículo me hizo pensar en otra cosa. Me gusta mucho la ruleta y cuando desparramo las fichas sobre la carpeta siento que estoy eyaculando arriba de una hermosa mujer como hacen los tipos en las películas eróticas.

Hugo dijo...

¡Oh casualidad! Cuando teníamos 12 0 13 años en el colegio, nos reuníamos los más amigos y a veces jugábamos a la arrimadita con tapitas de coca-cola y otras jugábamos a ver quién lograba que el semen mojara más lejos.

dorotea dijo...

Una fantasía que aún no pude realizar es que un hombre eyacule en mi recto. Ahora con el asunto del Sida será casi imposible.

el poeta dijo...

Los espermatozoides son monedas pero cuando le entran al óvulo, estalla la vida.

leticia durero dijo...

El semen volcado en una vagina siempre genera vida, aunque no siempre un nuevo ser (por suerte!)

Mª Eugenia dijo...

¿Dónde enseñan a gastar el dinero en forma productiva?

samaritana del amor dijo...

Mi actividad económica siempre estuvo indisolublemente ligada a la sexualidad.
Cuando llego a casa, después de trabajar, fornico con amor.

armindo locuaz dijo...

Desde que me operaron de la próstata, ya no me siento tan reproductivo como antes pero sí mucho más libre y creativo.

sutilísimo hambruna dijo...

No es lo mismo quemarse con leche que volcarse la leche.

nahuel dijo...

Está bueno encontrar una comparación que a uno lo alegre.

el chavo dijo...

No la vuelques afuera, menso!

promiscuando promiscuo dijo...

Una vagina puede ser cualquier vagina, o puede ser la vagina o esta vagina o la vagina que no está o la que vino o la que se fue.

Don Juan dijo...

Ud. disfruta fornicando como todo el mundo y yo con todo el mundo. Somos casi iguales, nos separa una patita en la n y una o.

laureano folla dijo...

De por última el sexo me jode. La vieja dice que me hicieron un trabajo. Además estoy sin laburo...
La vieja dice que me invente un trabajo.

sincero almango dijo...

Si comparo mi billetera con mi escroto, para serle sincero, está mejor la primera.

la trucha dijo...

¡No sé cómo hacer para gastar el dinero en actividades improductivas!

extrapiramidal dijo...

Si comparo mi billetera con mi escroto, me vienen ganas de llenar a la primera y vaciar al segundo.