jueves, 23 de octubre de 2008

«Mi padre es el mejor»

El amor se manifiesta de infinitas maneras. Como en cualquier suceso humano, algunas manifestaciones son concientes y otras inconcientes.

Es conocido que un cirujano difícilmente pueda operar a su mamá. En psicoanálisis es imposible tomar a un ser querido como paciente.

Muchas personas sienten que nunca deben competir con los seres queridos porque tendrán deseos de que triunfen y hasta se dejarían ganar para que eso ocurra.

Todo esto acontece en el plano conciente. Algo que también sucede —pero a nivel inconciente—, es que si los seres queridos han llegado hasta un cierto nivel económico, no podrán ser superados por similares razones a las referidas en el caso de competencia explícita.

Este sentimiento inconciente los lleva a que siempre les surjan inconvenientes para que no puedan estar mejor, con más dinero, con más comodidades. Aparecen fracasos inexplicables dada la inteligencia del fracasado, desgano por obtener mayores ganancias aunque las condiciones estén dadas para obtenerlas sin dificultad.

Quienes por amor no pueden tener mayores logros que sus seres queridos, estará limitado por las realizaciones de éstos, no podrán ir más arriba, algo les prohíbe superarlos.

Esto continuará así hasta que logre darse cuenta cómo está funcionando realmente y se libere de esa extraña atadura.

●●●

24 comentarios:

Anastasio Rivera dijo...

Alguna vez escuché la expresión "distancia óptima" para explicar esto de que a veces hace falta una cierta indiferencia para poder hacer las cosas mejor.

Andrés Guareschi dijo...

Me parece que ud trata de explicar algo que se parece a una envidia pero al revés. En lugar de desear tener lo que el otro tiene, yo no quiero tener más de lo que el otro tiene.

Nirvana dijo...

Hay algo de cierto en esto. No pude terminar mis estudios por algo parecido.

Carolina Thiebaut dijo...

Es así: Todo tiempo pasado fue mejor. Si quiero estar mejor y en el tiempo pasado fui pobre, trataré de estar mejor y pobre. ¡Entendí!

Besitos para todos

Nicolás Ponte dijo...

De acuerdo: Veré ahora que leí este artículo cómo me va. Después les cuento.

Penélope Diana dijo...

Todos somos hijos de Nuestro Señor Jesucristo y es un acto de fidelidad a su memoria y al sacrificio que hizo por nosotros, no tener jamás la arrogante intención de superarlo en algo.

Pablo Goyeneche dijo...

Desde ayer que estoy leyendo artículos de este blog porque me llegó un spam promocionándolo y digo dos cosas nada más:

Hay mucho estudio detrás de todo lo que acá se dice.

Dejaré de quejarme de mi escasez de recursos porque en realidad veo que a otros les importa mucho más que a mí.

Sabina Bertone dijo...

Estoy enemistada con mi familia porque no nos entendemos, nuestra forma de pensar es diametralmente opuesta. Prefiero no verlos para no pelearnos. También puede ser que haya tenido que apelar al enojo para poder escaparme de la filosofía resignada que ellos tienen.

Ernesto Sandino dijo...

No me gusta que me hablen de dinero ni de capitalismo ni de estados unidos ni de ricos. Son temas que me caen mal. No me mande más publicidad de este blog.

Marlene Fernández dijo...

Creo que la pobreza puede ser una enfermedad hereditaria. ¡Cómo no! Hay muchas cosas por descubrir todavía.

Otón Eugui dijo...

Mi padre es muy inteligente y sin embargo registra 4 pérdidas casi totales de patrimonio en su vida. Sus padres y abuelos eran modestísimos agricultores. No lo había pensado antes y por lo menos es una hipótesis interesante ... aunque ahora llegué tarde con la noticia.

alicia asturi dijo...

Tuve una pacientita que no podía pasar 6ºaño de escuela, a pesar de ser muy capaz. En el tratamiento llegamos a la conclusión de que a ella le daba mucho miedo superar a sus padres, que sólo habían llegado a 4º año escolar.

la coja dijo...

Tengo una extraña atadura en el pie. Está hecha con una venda gastada y sucia. Gracias a ella camino muy despacio y así no me canso nunca. Todos dicen que debería quitarme esa extraña atadura, pero no se dan cuenta que no deseo ir más rápido.

hernán rivera dijo...

No quiero más dinero, ni más comodidades. Nunca vi un árbol. Sólo conozco las flores de papel que las mujeres hacen para llevar al cementerio. Quiero conocer.

marga tugores dijo...

¡Será complicado el amor! Debería manifestarse de una sola manera, con una sola voz, una vez en la vida ...y para siempre.

macarena dijo...

Mi hermana está en 1er año de psicología y ya nos tomó como pacientes a toda la familia. Está insoportable.

mateo cortez dijo...

En el barrio hay un cirujano al que apodan "el ciruja" que le hizo 2 cirujías plásticas a su madre. La pobre mujer quedó con boca de muñeca inflable.

andrés pescerino dijo...

Mi hermano salió campeón nacional de natación porque yo lo quiero demasiado.

lía centella dijo...

Como mi madre era muy bonita yo nunca me animé a competir con ella, aún hoy sigo sin hacerlo porque en mi cabeza su lugar es el de la más bella.

rubén clarette dijo...

En el plano consciente quiero ser el más rico de la familia. En el plano inconsciente también, y en el inclinado, en el semiplano y el aeroplano!!

Mª Eugenia dijo...

¿La competencia explícita es la de "Bailando por un Sueño"? ¿O esa es implícita también?

mario dijo...

Mi sentimiento inconciente me lleva a tener siempre inconvenientes de todo tipo. Yo no soy yo, estoy desunificado, alienado, he perdido la libertad. En medio de mi desesperación decidí terminar con este calvario, pero justo llegó el Dr. Calvo que me trajo de regalo un canario y entoncés fue que aplacé el final de este calvario.

colmado rufián dijo...

Tengo tan metido eso de no poder superar a mis seres queridos que ni siquiera soy capaz de subir adelante las escaleras.

el politólogo dijo...

Los hermanos chinos, indios, rusos y brasileros, han hecho tratamiento. Ahora se sienten en condiciones de competir saludablemente con el gran hermano de norteamérica.