jueves, 16 de octubre de 2008

Engañemos a Pérez (por su bien)

Imaginemos dos situaciones en las que puede estar el Sr. Pérez.

1) Lo que produce Pérez vale realmente 1.000 pero el gobierno necesita cobrarle realmente 700 por concepto de impuestos varios. Pérez se queda con 300 para solventar todos sus gastos.

2) Lo que produce Pérez se lo pagan sólo 400 pero el gobierno sólo le cobra 100 por concepto de impuestos varios. Pérez, igual que antes, se queda con 300 para solventar todos sus gastos.

Cualquier gobernante del planeta sabe que si Pérez está en la primera situación (cobrando y pagando valores reales), seguramente organizará una revolución para derrocar a esos gobernantes que se le quedan con la mayor parte de lo que produce.

¿Qué hacen esos gobernantes para poder gobernar? Aplican la vieja receta de engañar a Pérez de la siguiente forma: a) Las religiones lo convencen de que la felicidad no está acá sino en el más allá y b) Se organizan espectáculos, certámenes, polémicas, noticias conmovedoras, amenazas terribles (que luego «felizmente» se disipan).

Aplicando esta fórmula, Pérez ingresa mansamente en la situación 2), que, en resumidas cuentas es: Cobra por su trabajo mucho menos de lo que vale realmente pero le cobran menos impuestos. (Si usted se siente cómodo con los porcentajes, le comento que en la situación 1) Pérez paga el 70% de lo que gana y en la opción 2) paga sólo el 25% de lo que gana).

¿Son corruptos los gobernantes? NO. Lo que sucede es que el ciudadano Pérez necesita que le muestren su inevitable realidad de una cierta manera y no de otra.

●●●

20 comentarios:

Homero Mira dijo...

Los Pérez abundan, de acuerdo, pero algunos no somos Pérez y preferimos que exista transparencia.

Anónimo dijo...

Pérez es ateo, y también prefiere ver la realidad.
Sabe que la felicidad existe en el más acá, y no le preocupa si existe en el más allá.

Mabel Soria dijo...

O sea que la plusvalía es pedida por el propio proletario explotado?

Carlos Mantarás dijo...

Los eufemismos son el mejor invento del lenguaje. En mi casa me dicen que soy muy diplomático aunque antes me decían que era un reverendo mentiroso. Todo es mejorable.

Zulema Mayada dijo...

Gobernar es una misión imposible. Ud no menciona cómo se organizan los ciudadanos para defender más ferozmente sus intereses sectoriales.

Fabricio Etcheverz dijo...

Los médicos jóvenes se creen que al paciente siempre hay que decirle la verdad y los veteranos saben que esto es desastroso para la salud del propio paciente. Por eso funcionan mejor los viejos que los jóvenes.

Coco Nietzsche dijo...

La realidad no es más que una fantasía bien mezclada con fundamentos racionales.

Livio Artaza dijo...

Los gobernantes son todos una basura, y esto lo digo porque si yo fuera gobernante haría lo mismo que hacen ellos. Como según mi suegra soy una basura, entonces ellos también lo son. Clarito.

Milton Drescher dijo...

Los gobiernos militares que gobernaron en casi toda América en la década del '70, hicieron mucho hincapié en los torneos deportivos, mientras masacraban a los opositores en los locales de tortura.

Rogelio Dutra dijo...

Entiendo su idea más o menos, porque no me doy cuenta cómo es que a Pérez le pagan 600 de menos (de 1000 a 400). A dónde va ese dinero?

Mariano Groisman dijo...

Mal de muchos consuelo de tontos. Los que nos juntamos para intercambiar anécdotas los viernes de noche, sabiendo que a todos nos va más o menos igual, suponemos que las cosas andan bien. Como a todos nos pagan esos 400 suponemos que nuestra producción vale eso y no 1000.

Más le digo, ahora que entiendo que me están robando, tampoco me dan ganas de reivindicar nada.

Nicolino Dondo dijo...

En la empresa donde trabajo escucho que los representantes sindicales no piden mejoras salariales porque sí sino que piden que se les pague lo que ellos necesitan para vivir. Nadie relaciona el valor de su trabajo con la paga, relacionan lo que necesitan con la paga. ¡Qué locura!

Silvia Nantes dijo...

Hay dos cosas que quizá me muera sin entender: para que nacemos y cómo funcionan los porcentajes.

Bruno Scottelaro dijo...

Este artículo me parece muy bueno y aprovecho para decirle que hay otros que tb me gustaron. ¡Adelante!

un altísimo funcionario dijo...

No lo veo bien a Pérez, esa mirada es peligrosa. Pérez hizo insight o para decirlo en castellano, se le acabó de prender la lamparita. De todos modos, si quiere existir va a tener que juntarse con otros Pérez y eso quizás no llegue a suceder nunca.

martín rodríguez dijo...

Aunque me apellide Rodríguez, me importa mucho que coticen con justicia mi trabajo. Después podrán decirme :"mirá loco, no podemos pagar lo que vale tu trabajo, pero te necesitamos ¿agarrás viaje?" Y yo ahí, como buen ciudadano y compatriota, doy lo mejor de mí.

lucas souto dijo...

Martín Rodríguez, me parece que otros agarrarían viaje, sí, pero no como vos, agarrarían viaje para las canarias.

graciela debellis dijo...

Tiene toda la razón del mundo Licenciado. Somos tan mezquinos que preferimos ganar poco a que nos cobren impuestos. Somos la última escoria. Ay! me calenté conmigo misma!

amílcar clavijo dijo...

Un poco de pan y mucho circo. Ese es uno de los motivos por los que muchos políticos dirigen (como parte de su carrera de grado) clubes de fútbol.

el ciudadano dijo...

La culpa es compartida entre los gobernantes y nosotros los Pérez.