viernes, 31 de octubre de 2008

Un AL Capone cada seis horas

Los estudios sobre las mafias han permitido elaborar algunos conceptos que son interesantes.

El catedrático italiano Giuseppe Carlo Marino, (Historia de la mafia) creó la palabra mafiosidad para nombrar un fenómeno social que explica y hasta justifica la formación y existencia de este tipo de organizaciones expertas en criminalidad social.

En ese libro nos enteramos de que el término 'mafia', procedente del árabe 'maha fat' significa 'exención, protección, inmunidad'. También nos recuerda que la metodología mafiosa se caracteriza por la creación de una trama de violencia, atentados, extorsión, venganzas y ajustes de cuentas bajo la cual están obligados a vivir todos los ciudadanos decentes.

Todo esto es terrible y lo sabemos por los noticieros o por las versiones cinematográficas.

Hay una versión diluida, light, descafeinada de la mafia y que está actuando permanentemente.

Consiste en amplificar —mediante el uso de la publicidad— las amenazas que siempre existieron para nuestra salud pero que mencionadas mil veces por día se convierten en terroríficas e inminentes. Seguidamente nos informan que tal emprendimiento económico (servicio médico, laboratorio farmacéutico) nos pondrá a salvo de esas amenazas por la módica suma mensual de ...
Como se podrá ver, el método incluye la violencia (publicidad atemorizante) y la extorsión (si no compra nuestros productos o servicios, ¡prepárese para sufrir las consecuencias!).

●●●

22 comentarios:

Karen Murdoch dijo...

Es coherente su texto pero yo siento que ellos se preocupan por mí y no me parecen tan mafiosos.

Carmen Sierra dijo...

Entre los coleccionistas de objetos antiguos hay una caja de principios del siglo pasado donde se promete una perfecta regulación del sistema nervioso. El gancho es la Maja Desnuda de un lado y la Maja Vestida del anverso.

Carlos Luna dijo...

Los vendedores de medicamentos siempre se cuidan de no invadir el espacio de los médicos, dejándolos de lado. En esto hay un poquito de cosa mafiosa como en todo corporativismo.

Lupe Liberman dijo...

Los laboratorios hacen remedios para que les sirvan a cualquiera pero los doctores parece que están para determinar las diferencias que tenemos cada uno en cada caso.

Antenor Salvatierra dijo...

El miedo vende más que la persuación. Los métodos mafiosos están por doquier, aunque nadie los llama así.

Graciela Brieva dijo...

Sobre los cosméticos no hay casi control aunque la piel es receptora de las sustancias que se depositen sobre ella.

Anónimo dijo...

Con los tónicos capitales se han ganado fortunas desde tiempos inmemoriales y ahora los chicos se rapan. ¡Qué ironía! jiji

Victorio dijo...

El hígado y los riñones son los goleros del cuerpo para cuanta porquería uno ingiera creyendo que lo sanará.

almudena dijo...

Ud mismo dijo en otro blog que somos hijos del rigor. Es verdad. Por la educación es poco lo que se nos puede vender. Sobre todo cuando hay otros que lo hacen por la publicidad del miedo.

Griselda Calcagno dijo...

Está muy bien, me están presionando con métodos mafiosos, ¿y qué hago concretamente? ¿hay alguna forma de esquivar esto?

Sandra Bertúa dijo...

Es tan lindo pagar una cuota para creer que estamos inmunizados como pagar un número de lotería para soñar con que seremos ricos. Comprar ilusiones no está mal, pero ¡qué patético que suena!

Leo dijo...

De acuerdo con el tema mnafia, aunque napoleón nunca hizo trabajar a Luis XVI.

rocío briss dijo...

Lo de un AL Capone cada 6 horas me hizo acordar de la mafia de los funcionarios públicos; familia protectora, inmune y extorsiva, de la que formo parte.

roy riensi dijo...

Algunos fanáticos dicen que el día de Hallowen es el día de la extorsión: "truco o treta"
Con estos fundamentalismos vamos por mal camino.

la infanta isabel dijo...

Giuseppe Carlo Marino ¡me encanta ese nombre! Me imagino a Geppetto y Pinocho, en un viejo velero, acompañados por Chico Carlo y Popeye.

keca dijo...

La publicidad nos transmite insistentemente que verse vieja es horrible, que puede solucionarse, que nos saldrá una fortuna, que valdrá la pena, que seremos más felices.

natalia grompone dijo...

Tiene razón ¡bien que podría usarse la publicidad para mejores fines!

el poeta dijo...

Infanta Isabel, te recomiendo que saques al carpintero y a su patético títere del velero y en su lugar pongas una ópera de Giuseppe Verdi para que Chico Carlo y el viejo marino Popeye naveguen con un mar de música.

lucía informass dijo...

Lo que sé es por las versiones cinematográficas y lo que no sé por los noticieros.

josé maría dijo...

El laboratorio Roemmers y Médica Uruguaya son especialistas en ese tipo de publicidad.

rudo durelli dijo...

Los mafiosos por lo menos tienen códigos, en publicidad, el fin justifica los medios.

tiago luna nueva dijo...

En mi pueblo natal "el Sordo", dueño del cine Repetidores, había comprado un amplificador para reforzar las amenazas que en aquellos tiempos aciagos se difundían por altavoces, para que no hiciéramos verdaderamente algo.