miércoles, 11 de marzo de 2009

Los tres poderes

El sábado 7 de marzo pasado publiqué un primer artículo con el tema instinto de poder o apoderamiento, con el título Los instintos ¿están para ser reprimidos?

Como siguen apareciendo nuevos enfoques que merecen ser compartidos con ustedes, hoy les comento que el poder se manifiesta de tres maneras:

1) Muy a menudo imaginamos tener la posibilidad de cancelar definitivamente las molestas necesidades y deseos. Imaginamos un poder ideal, perfecto, total. Creer que alguien lo tiene (Dios) es una forma de disfrutar con esa fantasía y suponer que Dios es nuestro aliado, es aún más placentero.

2) Otra manifestación del poder es aquel que se nos presenta o que presentamos a otros como potencial. Tanto podemos decirle a alguien que si cumple con determinado desempeño utilizaremos nuestro poder para gratificarlo, como que —de lo contrario—, lo utilizaremos para castigarlo.

3) Finalmente está el poder que efectivamente tenemos y aplicamos para obtener lo que necesitamos de los demás. El dinero es un medio propio de nuestra cultura. Con él nos apoderamos de los bienes y los servicios que otros venden y premiamos o castigamos ciertas conductas.

Nota curiosa: la palabra «venal» tanto se refiere a nuestras «venas» como a la condición de ser «vendible o sobornable». Este doble uso me sugiere que entre «dinero» y «aparato circulatorio» imaginamos alguna asociación más sutil que la expresión «dinero circulante».

●●●

22 comentarios:

Alicia Pente dijo...

Cuando estoy de vacaciones creo sentir un aproximado a ese momento ideal de no-necesidad, pero dura muy poco. Las necesidades de mis hijos rompen cualquier monotonía posible.

Dora dijo...

La 'sobornabilidad' corre por nuestra 'venas' doc. Tranqui! En el más allá se soluciona.

Arturo dijo...

El nuevo jefe de mi oficina ERA mi amigo.

Lucía Katrina dijo...

Ya encontraré el gastroenterólogo que me solucione las náuseas que me produce el poder. Por ahora sólo hago arcadas y paso unos días sin probar bocado.

Membrives dijo...

Los pobres necesitamos más dinero que los ricos porque como no lo sabemos administrar, perdemos más que ellos.

Como lógica la mía es incuestionable. No?

Besotes y abrazotes

Matilde dijo...

Mi trabajo se modernizó y ahora nos pusieron a todos a competir con todos y nos premian con una mísera cantidad de dinero cada seis meses.

Esto no es lo peor, yo lo acepto, mi marido dice que está bien, mi padre no dice nada y ya compré en cuotas contando con eso.

Anibal Castellanos dijo...

El libro más vendido de Eduardo Galeano se llamó Las venas abiertas de América Latina y recuerdo que se refería a cómo los países industrializados e imperialistas roban nuestra riqueza igual que en la época de la colonización.

Rodrigo Carmona dijo...

¿Cómo podemos pormitir que en pleno siglo XXI, la suerte de un partido de fútbol quede en manos de una sola persona?

Omar Sierra dijo...

Los ejércitos son una manifestación de fuerza cuyo principal objetivo es ser tan poderosos que nunca tengan que actuar realmente.

Lilly dijo...

Me regalaron un billetes para la lotería mayor y me puso tan nerviosa imaginarme con mucho dinero que ya le hice una promesa a la virgen del Luján que si llego a sacar la grande, dono todo a los pobres.

Ruben Ramos dijo...

La codicia insaciable es una idolatría y el amor al dinero es la raíz de todos los males.

Estas son verdades bíblicas que deberían estar en el corazón de toda persona que se precie de humano.

El gran corrupto dijo...

DEsde ayer que vengo madurando la idea de escribir este comentario diciendo que SOY CORRUPTO. Inmensamente CORRUPTO.

Aaaahhh! que bien me siento!

Gracias x escucharme.

E. Quesada dijo...

Me gustaría cambiar pero no puedo. Soy demasiado drástico con todo lo que me molesta. Cuando tomo una decisión, voy a la raíz de los problemas y mucha gente se enoja demasiado, y entonces tengo que tomar más medidas drásticas. Esto es Sarajevo.

Zuleika dijo...

Mi padre me encargaba que comprara los obsequios empresariales para sus principales colaboradores y ahora no paro de hacerle regalitos a gente que en realidad está obligada a realizarme cierto servicio. Me parece que me falta algo si no gratifico, me siento en falta, una desconsiderada, una ruin amarreta.

Jenny dijo...

El pobre de Membrives no sabrá administrarse, pero la mayoría de los pobres hacemos milagros con el dinero.

Eduardo Sanseviero dijo...

Ud nombra el poder Divino, el poder que otorga el dinero y el punto 2 no me queda claro, porque según entendí sería el poder, de la clase que fuera, pero en estado potencial.
Mi clasificación sería la siguiente: 1-el poder de la Naturaleza. 2- el poder creado por el ser humano. ( ahí entraría el poder del conocimiento, del dinero, el poder divino, el de las ideologías, el económico, el social, el político)

Naty dijo...

La Guerra Fría fue la manifestación del poder en estado potencial.

Soraya dijo...

Yo el poder que efectivamente tengo no es el del efectivo, lo más efectivo es mi cuerpo!

Manuela dijo...

En las 3 categorías que tú presentas está la posibilidad de gratificar o castigar, porque aunque cuando hablas del poder de Dios no lo mencionas, así se concibe en la mayoría de las religiones.

Diana dijo...

El mayor poder es PODER autocontrolarse y HACER lo que realmente se QUIERE.

Santiago dijo...

Para mí el poder potencial es la moral y el derecho.

Yoel dijo...

En el punto 3 me parece de vital importancia el poder de la comunicación o el lenguaje.