miércoles, 25 de marzo de 2009

Me doy trabajo a prueba

En un artículo de reciente publicación y titulado YO me casaría con YOlanda planteo la ficción de que usted viviera con su clon en una isla desierta.

Esta ficción pretende ser una especie de simulador de convivencia: si usted aceptara vivir con su clon es probable que otras personas también lo acepten, pero si usted no se aceptara, entonces tampoco otros lo harán.

El eje del razonamiento está en que es muy difícil vender algo que uno no compraría.

La fantasía de esa isla desierta también sirve para poder observar cómo se presenta usted ante quienes podrían darle trabajo (ya sea como empleado o como empresa).

La pregunta adaptada a este nuevo escenario es: «¿Usted contrataría los servicios de una persona como usted?»

Volvamos a la idea del clon suyo: ¿Le entregaría un bien valioso para que lo repare? ¿Creería en una promesa suya? ¿Le entregaría dinero para que lo deposite en un banco? ¿Confiaría en su puntualidad? ¿Le encargaría una tarea que requiera regularidad en el cumplimiento (por ejemplo, abrir el comercio todos los días a una cierta hora)? ¿Le permitiría que lo represente ante clientes muy importantes y que necesite conservar? ¿Podría encargarlo de hacer cobros y pagos? ¿Lo dejaría como encargado para tomarse unas vacaciones o para recuperarse de una enfermedad?

La confianza que usted le tenga a su clon es similar a la confianza que los demás tendremos en usted.

●●●

24 comentarios:

YOR dijo...

Tal vez el concepto del clon sea útil a la hora de generar autoconfianza o adquirir un punto de vista relativamente más objetivo sobre las destrezas y falencias que uno puede llegar a tener... pero, ¿Es lo mismo la hétero que la auto percepción?... Es decir, ¿ven lo mismo los demás en uno que lo que uno ve al mirarse a sí mismo?...
Desde mi punto de vista, en la mayoría de los casos, no es así.
Por ejemplo, existen casos en que las personas con una autopercepción distorsionada y sobrevalorada de si mismos pretenden estar sumidos en un mundo de incomprensiones y juicios de valor injustos en relación sus capacidades, sintiéndose menospreciados y haciendo caso omiso a cualquier posible crítica constructiva. Para estas personas el problema está siempre está afuera y ellos nunca son responsables o parte de ellos.
Por otro lado, están aquellos que poseen una autopercepción pobre de si mismos y de su trabajo, y es ésta tan pobre, que terminan transformándose en los "idiotas útiles” de sus jefes y compañeros, fomentando el facilismo en aquellos que usan la alternativa de cargar al otro con sus responsabilidades. Para estas personas nunca nada de lo que puedan llegar a hacer es lo suficientemente bueno o apto, tendiendo además, a adjudicarse culpas y responsabilidades ajenas.
Llevar la hétero y a la auto percepción a un mismo nivel es un buen ejercicio, pero no deja de ser una ficción, mientras tengamos esto en claro, pienso que es esta una herramienta útil.

Simona dijo...

Es cierto lo que dice Yor aunque también es cierto que para hacer este ejercicio es preciso ser bastante imaginativo. Yo no puedo desdoblarme para verme de afuera pero veo que mi hermana por ejemplo, puede ponerse en cualquier situación que uno le plantee y no le cuesta nada. Debería estudiar teatro.

Luis Miguel P. dijo...

Que la oportunidad hace al ladrón, no tengo dudas. No es lo mismo estar en un lugar donde estoy rigurosamente vigilado a otro donde los controles son tan escasos que parecería ser que me están invitando a ser deshonesto. Yo actuaría de diferentes maneras según el lugar. Yo soy yo y mis circunstancias (dijo alguien, no sé quien).

Gladis Lois dijo...

Mi caso es al revés: es probable que haga mejor las cosas para los demás que para mí. A veces me da vergüenza cobrar lo que me gané en buena ley sin embargo son un león negociando para terceros. Tendría que rever esto porque no sé si me conviene.

Anibal Trolo dijo...

Otra vez el clon? ya lo dije, quisiera tener sexo con él. No siga con este ejemplo porque me estoy consumiendo.

Fulgencio Lezcano dijo...

Cierta vez el dueño del restorán al que le administro lo contable, legal e impositivo, tuvo que dejarme como cajero como un favor especial y nunca me sentí tan tentado a cometer un dolo. No lo hice pensando que me probaría con algún amigo suyo que se hiciera pasar por cliente y cuya compra tuviera que estar registrada.

Gabriel Pesce dijo...

En Chile fue muy popular un culebrón en el que el malo era igualito a mi. ¿Pueden creer que me costó muchísimo conseguir trabajo porque la gente se acordaba de los desastres que hizo el personaje?

Rosario Zusperreguy dijo...

No estoy muy de acuerdo. Yo soy muy desconfiada pero sin embargo soy confiable. Así lo han demostrado los diferentes empleadores que han pasado por mi vida.

Salvador Pintos dijo...

eSTA IDEA podría aplicarse aquello de "dime con quien andas y te diré quién eres".

Héctor B. dijo...

Me lo tomé en serio y hasta le pregunté a mi esposa sobre si me convendría confiar en mi gemelo y ella fue demoledora. Es probable que aprovechó mi pregunta para decirme otras cosas que se tenía guardadas.

Sussy dijo...

Creo en eso que uno trasmite la confianza que le tiene a lo que dice. Conmigo funciona.

Martina Luzardo dijo...

Yo confío sólo en gente que tenga una trayectoria, que sea muy trabajadora, que tenga iniciativa, que me trate como si fuera su único cliente. Nada de todo eso tengo y pienso que podría tener. O sea que con mi clon: NADA.

Yamandú Isi dijo...

A mi modo sigo viviendo gracias a mis padres porque ellos por poco me pegan para que me reciba de Ingeniero Agrónomo y luego usaron sus vinculaciones para que ingrese en una prestigiosa institución del gobierno. Sigo siendo el hijo. Por ahora sólo he obedecido y generado dos hermosos nietos.

Lorenzo dijo...

Me parece que es al revés,
si yo confío en ustedes, ustedes podrán confiar en mí.

el idiota útil dijo...

Yor tiene razón.

Fabricio dijo...

En las 8 preguntas al clon, respondí 5 que sí y 3 que no. El promedio no es tan malo.

Rolo dijo...

Yo no tengo ningún problema con mi gordura, soy de esos gordos que se aceptan...las que no me aceptan son las mujeres.

Lola dijo...

No puedo creer Rolo, que ninguna mujer te acepte. A muchas nos gustan los gorditos.

Andrea Sleeping dijo...

De acuerdo al Test del Clon, me da que soy honesta pero impuntual.

Silvana Angostura dijo...

Si viviera conmigo misma me volvería loca porque quedaría atrapada en mi mundo interior.

el recluso dijo...

Estoy en una salida transitoria y no me gustaría estar viendo ahora a mi clon, ni tenerlo como compañero de celda. Igual me sería muy útil para el trabajo sucio.

un mecánico dijo...

Lo único que no haría con mi clon sería pedirle que arregle algo. Mi mal no se lo deseo a nadie.

Cacho dijo...

De ninguna manera me voy a hacer romper el culo, ni siquiera por mi mismo!

Emiliano dijo...

Aceptaría a mi clon siempre y cuando no fuese en una isla desierta. Podríamos compartir pieza junto con otros en una pensión estudiantil.